Escuchar este artículo

Mi objetivo es estar en el top 100 y jugar un Grand Slam: María Camila Osorio

Lunes, 8 de Marzo de 2021
La tenista cucuteña viene de ser subcampeona en dobles de los W25 de Orlando y Boca Ratón. En enero, estuvo a puertas de ingresar al cuadro principal del Abierto de Australia.

Ser la raqueta femenina número uno de Colombia no solamente es un motivo de orgullo para María Camila Osorio Serrano, sino también para toda una ciudad que ve en ella temporada tras temporada la fiel representación de una mujer luchadora en el deporte. 

Sencilla, disciplinada y llena de alegría, Osorio carga con el rotulo de ser la deportista cucuteña más destacada de los últimos años (y seguramente de la historia) con un palmarés lleno de triunfos siendo el US Open Junior de 2019 su título más preciado y el que la consagró llevándola a ser número uno del mundo en la categoría. 

Con un 2020 en el que la COVID-19 fue protagonista, la temporada de la cucuteña fue corta destacando su participación en los clasificatorios del Abierto de Australia y el Roland Garros, además de hacer una gira europea y participar en torneos de Estados Unidos. 

Su 2021 inició en Dubái con la ilusión de entrar al cuadro principal del Abierto de Australia, en el que faltó tan solo una victoria para integrarlo. Tras ello, la rojinegrade 19 años fue a Estados Unidos a jugar el W60 de Rome, el W25 de Orlando y el W25 de Boca Ratón siendo en los dos últimos subcampeona en dobles. 

Osorio regresó a la ciudad junto a su entrenador español Ricardo Sánchez, con quien se entrena de cara los diferentes torneos de la temporada. La Opinión conversó con la tenista actualmente 185 del mundo sobre el inicio de este año y los objetivos del mismo. 

María Camila, faltó muy poco para entrar al cuadro principal de Australia, nos tenía madrugando para seguir los partidos, ¿cómo fue la experiencia?

La verdad fue una experiencia súper bonita. Estuve muy cerca, fue un poco triste al final porque tenía esa ilusión pero me fue muy bien, jugué unos muy buenos partidos, a buen nivel. Empiezo a notar que estoy a nivel, me quedé a un paso, se me escapó por nada. 

Queda Roland Garros, Wimbledon y Abierto de Estados Unidos, ¿intentará en ellos?

Antes de esos, tengo otros torneos planeados para empezar a jugar los clasificatorios de los Slam, alguno se dará, la idea es esa. Tengo que preparar el torneo de Bogotá que se viene, luego empezar gira en Europa en polvo de ladrillo para pensar en Roland Garros. 

En torneos, ¿qué viene?

Sigue el WTA 500 de Monterrey en México, la idea es participar, estoy a la espera. Luego sigue el W250 de Bogotá el otro mes. Por ahora no hay mucho planeado, esperamos qué pasa con estos dos torneos y luego miramos para viajar a Europa. 

La gente no estaba acostumbrada a verla jugar en dobles, en Estados Unidos hizo dupla con la experimentada suiza Conny Perrin y fueron subcampeonas de los W25 de Orlando y Boca Ratón, ¿es un nicho suyo por explotar?

Con los dobles gracias a Dios me fue muy bien. No lo hago mucho, me inclino siempre a los sencillos pero hay que aprovechar y jugar esos partidos para tomar confianza y lo demás. 

Tuve dos buenos torneos con Conny. Jugamos el año pasado por primera vez en Orlado, hicimos semifinales y ahí cuadramos para seguir jugando. Es muy buena patner, sería muy bueno seguir jugando con ella depende de los torneos en los coincidimos. 

Antes de Orlando y Boca Ratón jugó el de Rome haciendo dupla con la mexicana Ana Sánchez, ¿cómo fue el torneo? 

Ya había jugado con ella hace dos años, en ese momento se tuvo que retirar. Este año ganamos primera ronda y a mi profe Ricardo le dio COVID y tuvimos que retirarnos. 

Hablando del COVID, ¿cómo es jugar en medio de pandemia? 

Ha estado complicado por lo pocos torneos. Los torneos cierran súper duros y es algo un poco difícil no poder salir. 

¿La fortaleza mental en este tiempo?

El trabajo es todos los días. A veces se escapan las oportunidades. En este deporte son más las veces que se pierden, que las que se ganan. Hay que estar conectados todas las semanas para que cuando llegue el momento, reventarla. 

María Camila, usted se convirtió en una referente del deporte en Cúcuta y Colombia, ¿cómo es cargar con ese peso?

Al principio me costó un poco, no voy a decir que no. Me metí mucha presión al inicio del año pasado que no lo inicié muy bien. Cuando terminé el US Open y ser número uno del mundo en Junior, me llegaron muchas cosas a la cabeza: ahora que llegaba a la profesional tenía que ganar todo y eso me costó. 

De una u otra manera, la llegada de la pandemia y  como consecuencia el parón de los torneos, me ayudó a relajarme y enfocarme en otras cosas. Me relaje un poco más, empecé a trabajar la parte psicológica, inicié la competencia y creo que fui otra Camila. Estaba fortalecida mentalmente. 

Bajo esa nueva Camila, ¿cuáles son los objetivos para la temporada?

Mi objetivo es entrar al top 100 y empezar a jugar los cuadros de Grand Slam. 

¿Cómo llegar a ese top 100?

Me enfoco en trabajar todos los días, los frutos se dan con ayuda de Dios. Trabajo todos los días, me esfuerzo siempre, doy lo mejor en las competencias. Lo otro toca esperar, es mi meta y sé que me toca tener paciencia.

En lo físico, ¿cómo está?

En este momento estoy muy bien. En el qualy de Australia tuve un leve dolor pero fue por el cambio de pelota, estaba súper dura. Llegué de esta gira sin ninguna lesión. 

A propósito de su anhelo de jugar uno de los Grand Slam, ¿cuál superficie le gusta más?

La verdad todas me gustan. No puedo escoger una, he jugado en césped también. Estaría entre polvo y cancha rápida. 

Image
Gustavo Contreras
Gustavo Contreras