Escuchar este artículo

Nairo Quintana, de líder a gregario en el Tour de Francia

Lunes, 22 de Julio de 2019
El ciclista colombiano, al que muchos sitúan fuera del Movistar el próximo año, intenta restar importancia a su situación.

“Lamentablemente se ha torcido”, dijo Nairo Quintana sobre el Tour de Francia 2019, en el que no peleará por la general y ayudará a su compañero Mikel Landa a intentar alcanzar el podio. Así lo dijo la estrella colombiana ayer en Nimes en la segunda jornada de descanso.

“El día de la caída me descuadró bastante, pensaba que no pasaría nada, que recuperaría bien, pero no”, declaró Quintana, quien está a 8:28 del líder Julian Alaphilippe.

El colombiano se fue al suelo el miércoles en la etapa 11 con final en Toulouse. A continuación perdió tiempo en la contrarreloj del viernes y repitió el sábado en el Tourmalet.

En la subida a la mítica cima su equipo, Movistar, endureció la carrera y Quintana fue uno de los perjudicados, al no poder seguir al grupo de los mejores, lo que ha provocado una polémica sobre la falta de comunicación entre los líderes del equipo español.

“No nos dijo nada de que iba mal”, insistió el lunes Valverde sobre Quintana, que desmintió al campeón del mundo español minutos después.

“Cuando estábamos en el Soulor (penúltimo puerto del día) ya les decía que ‘tranquilos’, cuando iba tirando Andrey (Amador), porque estaba pasando un momento de crisis”, relató el colombiano de 29 años.

“Pero Mikel estaba bien y pidiendo un poco más de gas. Insistió en seguir fuerte. Yo tampoco quiero que me ‘jodan’ mi momento”, añadió.

“Cuando empezamos el Tourmalet me defendí como pude y él estaba aprovechando para sacar su diferencia”, añadió sobre su compañero.

Apoyar a los compañeros 

A falta de una semana para la meta en París, ¿cómo afrontará Quintana su papel de gregario para ayudar a Landa a alcanzar el podio?

“De momento voy a esperar a ver qué dice el equipo y seguir para adelante. Ya busqué hacer estrategia con el equipo, ayudar a Mikel que estaba mejor que yo”, recordó Quintana.

“Aquí vamos a echar una mano todos”, insistió.

Finalmente Quintana, al que muchos sitúan fuera del Movistar el próximo año, intentó restar importancia a su situación.

“Así es la vida, a veces vienen momentos buenos y a veces malos. En este momento no estoy bien y no sé si más adelante volveré a sonreír”, concluyó el ganador de una Vuelta y un Giro.

Nada está definido

En los últimos años no se veía un Tour de Francia tan abierto e incierto como el actual antes de entrar a la tercera y definitiva semana en los tenebrosos Alpes, donde se disputarán cuatro etapas atiborradas de altísima montaña de esas ‘quiebra piernas y tumba líderes’.

A estas alturas de la carrera, el control y hegemonía era, como un fiel libreto, del Ineos, antes llamado Sky. Pero en la presente edición, aquella aplanadora, ganadora los anteriores seis tours, ya no muestra el poder de antes.

Cuando la competencia se reactive hoy con su etapa 16 en Nîmes, tras el segundo y último día de descanso, el local Julian Alaphilippe (Deceuninck), un hombre que no estaba en las cuentas de nadie, saldrá a defender, por duodécimo día y frente a una jauría de sedientos rivales, el prestigioso maillot amarillo.

Etapa 16: oportunidad para los velocistas

Los especialistas que sobrevivieron a los Pirineos afrontan hoy un día propicio para ellos, en la etapa 16 del Tour de Francia, de 177 kilómetros por las inmediaciones de Nimes.

La carrera pasará por el Puente del Gard, la maravilla de la antigüedad que recibirá al Tour por primera vez en la historia, una veintena de kilómetros después de la salida en la Arena de Nimes, otro testimonio de la época romana.

El recorrido no presenta la menor dificultad montañosa que pueda perjudicar los intereses de los velocistas. La llegada está situada al término de una recta de tres kilómetros.

Así pues, solo los posibles abanicos por el viento o el triunfo de la previsible escapada evitarían la volata final entre los Elia Viviani, Peter Sagan, Dylan Groenewegen o Caleb Ewan, todos ellos ganadores de una etapa en esta edición de la ronda gala.

Otros colombianos 

Rigoberto Urán: Pese a dar muestras de flaqueza, por primera vez en este Tour, tomó un segundo aire rumbo a Foix Prat d’Albis para no perder mayor tiempo frente a sus oponentes. Es el corredor colombiano más regular en los últimos años. Aún está entre los diez primeros de una carrera en la que ya fue subcampeón en 2017. No se rinde.

Egan Bernal: Demuestra que es el hombre más fuerte del equipo Ineos. Ha hecho un gran trabajo de desgaste para arropar a su compañero Thomas, pero también ha tenido que responder cuando su jefe se queda rezagado. En su segundo Tour ya es sólido líder de la clasificación de los jóvenes. Está a 15 segundos del podio general.

Sergio Luis Henao: Al Tour de Francia llegó como uno de los gregarios en el UAE-Team Emirates. El antioqueño, que compite por tercera vez en el Tour, se ubica en la casilla 46, a 1:11.16 de Alaphilippe. Hasta ahora los líderes del UAE no han tenido el rendimiento esperado. Dan Martin es 15, a 11:39, y Fabio Aru, 17, a 14:15. Demasiado discreto.

Image
AFP
AFP