Escuchar este artículo

Pruebas contra el calor de los Olímpicos de Tokio-2020

Jueves, 25 de Julio de 2019
Vaporizadores públicos, carpas con aire acondicionado y cestos de flores con algunas de las ideas.

Los organizadores de los Juegos Olímpicos de 2020 probaron este jueves de múltiples maneras reducir los efectos del calor muy húmedo de los veranos de Tokio: vaporizadores públicos, carpas con aire acondicionado, cestos de flores...  
   
Pese a ser un verano excepcionalmente clemente este año, los riesgos, en particular para los espectadores, son tema de preocupación, sobre todo tras una ola de calor mortífera ocurrida en 2018.
   
Un partido test de voleibol de playa ha servido de banco de pruebas este jueves. Los espectadores que sudaban recibieron abanicos para refrescarse y toallas de recuerdo de buena calidad para secarse la cara.
   
"La atenuación del calor tiene múltiples facetas", explicó Hidemasa Nakamura, un responsable de Tokio-2020.
   
"Hay atletas, espectadores, voluntarios, extranjeros, personas mayores, niños pequeños, personas con necesidades particulares. Aportaremos soluciones caso por caso", declaró.
   
Este partido del Open de Tokio de la Federación Internacional de Voleibol fue organizado al borde del mar con una temperatura de 30 grados centígrados, lo que, con la humedad muy elevada en la capital nipona en el verano, da una muy fuerte sensación de calor.
   
Una medida para conocer el impacto provocado por los rayos directos del sol, llamada WetBulb Globe Temperature (WBGT), superó la cifra de "32", lo que significa que el ejercicio físico al aire libre es peligroso.
   
Un control de seguridad ficticio fue probado este jueves con 150 voluntarios, que hicieron de espectadores en fila de espera: algunos a pleno sol, otros en carpas.
   
"Está claro que la presencia de carpas hace una gran diferencia. Nos ha hecho confirmar que hay que buscar que las filas de espera sean lo más breve posible", afirmó  Nakamura.
   
Otras medidas para intentar vencer el calor consisten en vaporizadores de la talla de un camión de bomberos, carpas equipadas de climatizadores e incluso barreras de flores en cestos, que aunque no bajan la temperatura o la tasa de humedad, tendrán un efecto "psicológico", aseguran los organizadores.
   
Nakamura precisa también que serán dados consejos a los espectadores, como llevar sombreros o gorras y aprovisionarse de suficiente agua para beber, así como no cargar con demasiado peso al mismo tiempo.

Image
AFP
AFP