Escuchar este artículo

Un domingo atípico en El Malecón de Cúcuta

Sábado, 9 de Mayo de 2020
La pandemia de COVID-19 obligó a cambiar el hábito de madrugar un domingo para asistir a la tradicional ciclovía.

Recorrer un domingo en la mañana los kilómetros que conforman una de las calzadas de la avenida Los Libertadores, sirve para ser testigo de una gran vitrina de exhibición de los deportes más representativos que se practican en la región en la tradicional ciclovía. 

Con 20 años de existencia, es una de las actividades preferidas por los cucuteños; allí, grandes y chicos se reúnen, y acompañados de su bicicleta o su mascota, pasan un rato agradable mientras disfrutan de las tradicionales brisas del Pamplonita. 

Aunque inicialmente el ejercicio se creó con el fin de impulsar las rutas ciclísticas y las caminatas, este espacio dominical se ha convertido en el lugar ideal para practicar cualquier tipo de actividad física o recreativa.

Pero, debido a las medidas adoptadas por el gobierno colombiano, en conjunto con las autoridades municipales y departamentales, para frenar la propagación de la COVID-19, el panorama cambió drásticamente

Durante seis domingos, las más de 5 mil personas que se reunían a hacer algún tipo de actividad debieron quedarse en sus casas cumpliendo el aislamiento preventivo en el marco de la emergencia sanitaria.

Sin embargo, a partir del pasado lunes 27 de abril, el Gobierno Nacional autorizó que los colombianos de 18 a 60 años puedan ejercitarse al aire libre en horas de la mañana, por un periodo máximo de una hora, en un radio de un kilómetro de distancia de sus residencias. 

En Cúcuta, al menos unas 300 personas salieron durante esta semana a distintos puntos de El Malecón. Durante el desarrollo de las jornadas no se presentó ningún tipo de aglomeración, ya que los asistentes acataron las recomendaciones hechas previamente por las autoridades.

Deportes en cuarentena 

A pesar de las medidas establecidas, no se habilitó el uso de parques, canchas, parques biosaludables, clubes, piscinas, ni centros deportivos, lo que influyó de forma directa en los deportistas que se reunían de manera grupal para desarrollar sus rutinas de entrenamiento.  

Así lo afirmó Jesús Lozano, capitán del equipo running, grupo que se dedica desde hace dos años a correr en los alrededores de la ciudad incentivando la actividad física por salud y por diversión.

“En total, somos un equipo de 50 personas que nos reuníamos como una familia a correr por diferentes rutas como son la variante La Floresta, la prolongación de la Avenida Cero, El Malecón e incluso lugares representativos como Cristo Rey y Cerro de la Cruz en Los Patios”, enfatizó Lozano. 

A raíz de la cuarentena, varias de las actividades que llevaban gestándose durante meses fueron canceladas y a la fecha, es una intriga saber si se van a reprogramar; “es un golpe duro para todos, pero pronto regresaremos para seguir preparándonos y sumar más kilómetros”, aseguró. 

En el caso del boxeo, el panorama no es muy alentador. Con apenas cuatro o cinco pares de guantes, Eduardo Sarmiento es el entrenador encargado de masificar el boxeo en la ciclovía con colaboración del IMRD y la liga Nortesantandereana de Boxeo. 

Sarmiento, aparte de formar nuevos talentos, enseña a cómo pararse, moverse, a tener movilidad y sobre todo a pensar antes de actuar durante un enfrentamiento, pasión que lo transporta al cuadrilátero en el estadio General Santander, donde funciona la Liga. 

Junto a los boxeadores se encontraba preparándose para un campeonato que se llevaría a cabo en la ciudad de Barranquilla, evento que se cruzó con la pandemia.  

“Es una situación muy compleja, nuestro deporte tiene contacto físico constante, lo que representa un riesgo para la salud de todos; por esta razón estamos aprovechando la tecnología al máximo para entrenarnos y mantener la condición física”, expresó. 

Juan Manuel Martínez, ciclista aficionado, considera que estos nuevos espacios son una oportunidad para aquellas personas amantes de las rutas en bicicleta y que aprovechan las mañanas para hacer sus recorridos diarios.

“Con mis amigos nos reuníamos después del trabajo para compartir un rato mientras montábamos bicicleta, incluso los domingos nuestro plan era pedalear hasta los municipios de Bochalema o Pamplona, el coronavirus fue nuestra pausa obligatoria”, dijo Martínez. Aunque las bicicletas están permitidas a nivel recreacional, afirma que no se siente seguro en las calles y prefiere evitar salir para proteger a su familia.

Por su parte, Carlos Hernández, preparador físico y propietario del gimnasio WodFit Club, manifestó que el ejercicio es una pieza fundamental para la buena salud, porque permite mantenerse en forma y combatir el estrés del confinamiento, pero recalcó que para poder salir, primero hay que preparar el cuerpo y acondicionarlo de la mejor manera.

Resaltó la importancia del distanciamiento social y recomendó en la medida de lo posible usar mascarillas de entrenamiento especial como la Training Mask, para una mejor respiración y comodidad, además de evitar ubicarse detrás de otras personas para evadir las toxinas que libera el cuerpo mientras se entrena. 

Para quienes deseen ejercitarse desde casa, el gimnasio abrió modalidades virtuales con jornadas de entrenamientos de una a seis horas diarias, allí se podrá incursionar en modalidades de box, CrossFit y funcional por medio de un entrenador personalizado que acompaña las clases bajo la modalidad de videollamada. 

“La guía de un profesional es fundamental para escoger la mejor rutina y fijar metas que se adapten a cada persona”, indicó Hernández. 

Gerson Uriel Correa | gerson.correa@ laopinion.com.co
 

Image
Gerson Correa
Gerson Correa