Escuchar este artículo

40.000 empleos fueron destruidos en Cúcuta por la pandemia

Martes, 23 de Marzo de 2021
El director del DANE, Juan Daniel Oviedo, presentó consolidado de los principales indicadores del mercado laboral afectados por la pandemia.

El balance del marcado laboral para el área metropolitana de Cúcuta no fue el mejor en 2020. Indicadores sensibles como el desempleo y la informalidad, que ya venían en deterioro, se agudizaron por efecto de la COVID-19, con la destrucción de miles de puestos de trabajo.

El director del DANE, Juan Daniel Oviedo, informó que en esta zona del país se perdieron 40.000 puestos en promedio durante el año pasado, a pesar de que el pico más alto de desocupados se registró en el segundo trimestre de 2020, con 126.000 desempleados. 

Al poner las cifras en perspectiva, los 40.000 puestos destruidos equivalen al 73,2% de la población de Pamplona (54.647) y los 126.000 desocupados que se reportaron entre abril y junio de 2020 superan a la población de Villa del Rosario (112.798).

Si los municipios metropolitanos quieren bajar la tasa de desempleo en un punto porcentual cada mes, deben impulsar la creación de 4.000 empleos de calidad, una tarea nada fácil si se tiene en cuenta que esta zona del país, por tradición, ocupa los primeros lugares en desempleo.

Le puede interesar: Dos mil subsidios para vivienda se han asignado en Norte de Santander

El año pasado, Cúcuta fue la tercera ciudad con mayor tasa de desocupación con 23,7%, detrás de Neiva (26,1%) e Ibagué (25,6%). La media nacional fue de 15,9%, según los datos publicados por el DANE en diciembre pasado.

El 72,5% de la población ocupada es informal vulnerable, asociada a puestos de comida rápida, ventas ambulantes de alimentos, peluquerías, tiendas y mototaxi. Además, el 37% de la población que trabaja en pequeños negocios es muy vulnerable. 
 

Bajó la ocupación de mujeres 

Al revisar los datos del último trimestre móvil, noviembre-enero, se evidencia la perdida de 18.000 puestos de trabajo. Las mujeres y los jóvenes fueron las poblaciones más afectadas, aunque se advierte un aumento de la ocupación en el último grupo.

“La brecha entre hombre y mujeres aumentó a 6,5%. De los 18.000 empleos que se perdieron en ese trimestre, 11.000 corresponde a mujeres que trabajaban en actividades de comercio, restaurante y alojamiento; servicio doméstico y de educación”, explicó Oviedo.

El directo del DANE expresó su preocupación por la participación de la mujer en el mercado laboral, sobre todo, por la calidad del empleo. “De las 11.000 mujeres que perdieron su ocupación, 8.000 trabajaban en la informalidad”. 

Advirtió que, en el caso de los jóvenes, de los 18.000 puestos destruidos, 5.000 corresponden a esa población, en especial, mujeres. Aunque el empleo en ese segmento viene en recuperación, la ocupación favorece más a los hombres que a las mujeres.

“Vemos un aumento en la ocupación de jóvenes hombres y una disminución en las mujeres. Esto se debe a que se está generando fuentes de trabajo concentrada en la recuperación de residuos sólidos e industria manufacturera”, dijo el director DANE.

La tasa de desempleo en el área metropolitana de Cúcuta cerró en 20,5% en el último trimestre móvil (noviembre-enero), para los jóvenes 14 y 28 años terminó en 28,4%. La tasa de los hombres fue de 23,5% y la de mujeres 35%.

Ante este panorama, la Alcaldía de Cúcuta y el DANE sellaron una alianza para recopilar información clave de la ciudad para la formulación, seguimiento y evaluación de políticas públicas municipales, no solo en mercado laboral, sino en desafíos económicos y demográficos.

Image
René Mora Vicuña