Escuchar este artículo

Aduaneros venezolanos se manifiestan por parálisis del comercio

Lunes, 8 de Octubre de 2018
600 transportadores fueron afectados por el cierre.

Los aduaneros venezolanos y las autoridades militares y civiles que controlan el paso de mercancías por la Aduana principal de San Antonio del Táchira tenían planeado retomar la reunión que fue suspendida de manera intempestiva hace ya dos semanas. Sin embargo, el encuentro no se llevó a cabo, a pesar de que los aduaneros asistieron puntuales, las autoridades militares no se presentaron.

En consecuencia, se hizo una asamblea extraordinaria por parte de los auxiliares de la administración aduanera del estado Táchira, en sede de la Cámara de Comercio de San Antonio, donde decidieron emprender una serie de acciones de protesta en demanda de la reapertura de las actividades comerciales en la franja binacional.

Néstor Urueña, quien fungió como vocero por parte del sector aduanero, precisó que las actividades comerciales  que se cumplen en los pasos fronterizos entre Venezuela y Colombia, están enmarcadas dentro del programa de recuperación económico propuesto por el gobierno venezolano, que incentiva las exportaciones para el ingreso de divisas.

El vocero destacó que el sector está muy afectado por el cierre temporal y señaló que han podido conocer de primera mano que la orden para el cierre no provino de las autoridades del Seniat, órgano encargado.

Hasta el momento se desconoce el origen de esta decisión, que funcionarios de forma verbal atribuyen a una “orden de la Cancillería” y rechazan que al cumplirse ya dos semanas del cierre, no exista un oficial del gobierno venezolano.

En vista de la falta de pronunciamiento de las autoridades encargadas sobre la suspensión, se acordó de manera unánime suspender la movilización de mercancía de manera temporal por un periodo de 48 horas para las importaciones y la movilización de vehículo vacíos en la frontera.

Isabel Castillo, presidenta de la Cámara de Comercio de San Antonio, precisó que la decisión afecta más de 1.800 familias, cuyos ingresos dependen de la actividad comercial que se genera en torno al paso internacional de mercancías por los puentes fronterizos.

Image
Eilyn Cardozo