Escuchar este artículo

Agricultura utiliza casi un 40% de las tierras del planeta

Miércoles, 10 de Julio de 2019
De estas tierras un 70 % son pastizales, un nivel que debería mantenerse estable en los próximos diez años.

La actividad agrícola usa casi un 40 % de las tierras del planeta, de las que un 70 % son pastizales, un nivel que debería mantenerse estable en los próximos diez años.

El mantenimiento de la superficie agrícola esconde, no obstante, una “extensión de las tierras cultivadas” compensada por una “disminución de los pastizales”, destacó el estudio ‘Perspectivas agrícolas 2019-2028’, de la Agencia para la Agricultura y la Alimentación (FAO) de la ONU y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde).

La evolución variará según las regiones. Por eso, en los países de América Latina y el Caribe, criticados por la deforestación, se prevé “una extensión de las tierras cultivadas y los pastizales”.

“En esta región serán fundamentalmente las explotaciones comerciales a gran escala y bajo costo las que sigan siendo suficientemente rentables para invertir en el desbroce y cultivo de nuevas tierras, a pesar del bajo nivel de precios previsto en el mercado agrícola para los diez próximos años”, destacó el informe.

En África, a pesar de la disponibilidad de amplias extensiones de tierra en la región subsahariana, las superficies de tierras agrícolas “no deberían aumentar de manera significativa” debido a “los conflictos que causan estragos en los países donde las tierras abundan”, pero también a causa de la expansión de las superficies urbanas, la degradación de los suelos y las actividades mineras.

“No obstante, se prevé que una parte de los pastizales se convierta en tierras cultivadas, especialmente en Tanzania”, señaló el informe.

En los próximos diez años, el crecimiento de la producción agrícola mundial se repartirá “fundamentalmente entre los países emergentes y los países en desarrollo”. Será el resultado de un aumento de las inversiones y de la recuperación tecnológica, así como de la disponibilidad de recursos (en América Latina) y, en algunos casos, de la aceleración de la demanda (India y África).

El crecimiento de la producción agrícola será “mucho más modesto” en América del Norte y Europa, en donde el rendimiento de la producción ya alcanza niveles altos y donde “las políticas medioambientales limitan las posibilidades de expansión”, puntualizó el informe.

Le puede interesar Nuevo decreto de régimen aduanero beneficiará comercio en zonas francas

Gases invernaderos

A 2028, América Latina será responsable de 25 % de las exportaciones de alimentos en el mundo, pero aumentar la producción significará una mayor actividad agrícola que está impulsando más la contaminación por medio de la generación de gases de efecto invernadero.

El documento determinó que el agro está contribuyendo al cambio climático, porque del 100 % de las actividades agropecuarias de la región, 32 % están emitiendo estos gases; específicamente, los cultivos y por la ganadería.

Uruguay, Argentina y Colombia están con procesos agrícolas aún más fuertes que en Brasil en cuanto a la emisión de gases. Con un aporte total de 75 % de los gases de efecto invernadero, Uruguay es el país con la actividad agrícola más contaminante de la región.

Este indicador general se divide en dos: el porcentaje de gases emitido por la ganadería es de 56 %; mientras que en las tareas derivadas de los cultivos el índice es de 50 %. Es decir, del total de las cosechas, la mitad genera contaminación del aire.

Argentina tuvo un aporte general de 44,3 % de los gases de efecto invernadero, lo que la ubica en el segundo lugar, sus cultivos generan casi 53 % del efecto invernadero y la ganadería un 47,1 %.

En Colombia, país que está en el tercer puesto, su actividad agropecuaria genera un aporte general de 38 % de gases, los cultivos aportan 58 % y la ganadería 49,2 %.

En el caso de Colombia, la situación podría ser mayor los próximos años, esto, si se tiene en cuenta que solo 40 % del área fértil para los cultivos está siendo aprovechada y el hato ganadero de bovinos va en 27 millones (se espera que para 2028 haya superado los 35 millones.

A nivel local, el informe reconoce que la generación de gases también es el resultado de la ampliación de la frontera agrícola, es decir, de la deforestación, porque este proceso libera millones de toneladas de CO2 acumuladas en la vegetación.

*Resumen de agencias