Aguacate de la región se venderá en tiendas Éxito

Miércoles, 28 de Agosto de 2019
Los productores de aguacate lorena de El Carmen enviarán un cargamento de cinco toneladas a la Fundación Salva Terra.

Los productores de aguacate de El Carmen, en Norte de Santander, lograron dar un paso más allá de la comercialización, al eliminar los intermediarios que les quitan gran parte de sus ganancias.

Gracias a la estrategia Catatumbo Sostenible, liderada por la  Consejería Presidencial, la Asociación de productores de aguacate lorena del municipio de El Carmen (Afrucar) dio  inicio al proceso de comercialización con la Fundación Salva Terra del Grupo Éxito.

En el marco del acuerdo comercial ‘Coseche y venda a la fija’, los productores fueron apoyados por la Agencia de Renovación del Territorio (ART), la Agencia de Desarrollo Rural (ADR) y la Asociación Hortifrutícola de Colombia (Asohofrucol), en Norte de Santander.

Desde hace tres años, las 35 familias asociadas empezaron un trabajo arduo para mejorar sus estándares de producción y hoy ven recompensados todos sus esfuerzos.

El jueves de la semana pasada, se consolidó la firma del convenio y cuatro días después los productores enviaron sus primeras seis toneladas de aguacate lorena.

Es así como cada semana, Afrucar enviará un cargamento de 5 toneladas a Bogotá, para que la Fundación se encargue de distribuirlos en los almacenes Éxito.

La negociación se cerró bajo tres calidades de producto: superior o igual a 600 gramos; tipo A, de 450 gramos a 600 gramos y tipo B, inferior a 450 gramos o superior con características de segunda.

Este martes, la fundación Salva Terra informó a Afrucar que el producto tuvo gran acogida, pues generó solo el 0,12% de pérdidas. 

Más ventajas 

Marco Tulio Castro, presidente de Afrucar, explicó que los productores cuentan con más de 75 hectáreas de aguacate sembradas y están en los mejores momentos de cosecha.

En el municipio hay aún más hectáreas de aguacate, pero sus productores aún no están asociados.

Según Castro, la fundación les propuso mejorar el empaque en el que se entregan los aguacates para que se pueda resaltar el nombre de la asociación.

“Ya tenemos calidad, ya tenemos producción, solo nos falta mejorar esos detalles en la marcha”, agregó.

Otra de las ventajas que tiene este convenio de comercialización, es que los productores se ahorran los costos de transporte y solo deben acercar el producto a la bodega en el municipio y desde ahí un camión de la Fundación lo lleva directamente a Bogotá.

La fundación visitó a los productores de El Carmen para evaluar las condiciones de los cultivos.

Además, la garantía de que los pagos se harán de manera oportuna y fija hasta diciembre, llenan de motivación a los productores.

El precio será muy superior al que siempre han tenido que vender, normalmente negocian cada aguacate a $2.200 y ahora lo hacen a $2.900.

“Tenemos una venta asegurada, con un precio fijo ya sea que la producción esté en pico o en escasez”, agregó.

El líder de la asociación explicó que el cultivo de aguacate empieza en febrero de cada año, y a partir de junio empiezan las cosechas, lo que quiere decir que hasta diciembre los productores tienen sus ingresos asegurados.

Pensando a futuro

Según Castro, la idea es que en las temporadas de mayor producción (junio-junio) la Fundación pueda comprarles entre 15 y 20 toneladas de aguacate.

Sin embargo, agregó que, por ahora, la producción que les quede por fuera, la venden a otras comercializadoras para evitar pérdidas.

A Norte de Santander han llegado compradores de Valledupar, Bucaramanga y Barranquilla.

Otra de las propuestas a futuro es aprovechar el potencial productor de municipios como Convención, Teorama y San Calixto, que están cercanos a El Carmen.

“Hay que rescatar la producción de esos municipios y hacer que se vinculen al programa a través de nosotros”, agregó.

En El Carmen, Castro explicó que los productores también están cultivando mango de la variedad tomy y esperan que para el próximo año, la fundación Salva Terra también pueda comprarles la cosecha.

“Tenemos cerca de 200 hectáreas y queremos abrir la posibilidad de comercializar la fruta con ellos”, agregó.

Image
Katherine Villamizar Leal