Escuchar este artículo

Brote de aftosa en Arauca preocupa a ganaderos en las zonas de frontera

Miércoles, 11 de Abril de 2018
Norte de Sanatnder es considera zona de protección, por lo que no puede vender ganado en pie al interior del país.

La alarma sanitaria por el brote de fiebre aftosa se activó nuevamente en las ciudades zonas de frontera de Colombia, tras conocerse que el martes 15 reses fueron sacrificadas en Arauca por ingresar de manera ilegal desde Venezuela con el virus.

Sin embargo, en Norte de Santander no surgieron mayores cambios, pues el departamento ya se encontraba desde junio del año pasado en zona de protección por el último foco de infección encontrado.

Así lo dijo Adalberto Tarazona, director del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), seccional Norte de Santander, asegurando que la entidad continúa con las normativas vigentes para controlar los casos de contagio del virus.

Le puede interesar: Sacrifican quince bovinos llegados de Venezuela con fiebre aftosa

“Nosotros por estar en un proceso de cuarentena, debido al último brote (julio), no tenemos que implementar medidas, porque ya las tenemos y las estamos utilizando; los puestos de control siguen funcionando, tenemos el personal las 24 horas del día en los puestos”, expresó.

La resolución 00017519 declara que Norte de Santander está en cuarentena sanitaria controlada en la zona de protección y establece las normas que determinan las medidas para prevenir un nuevo foco en el departamento. 

“La estamos haciendo cumplir estrictamente por parte de los ganaderos y los transportadores como herramienta básica para la prevención”.

Tarazona recordó que Norte de Santander lleva más de ocho años en zona de protección, debido al brote encontrado en Cúcuta.

Además del ICA, los encargados de vigilar este tema son la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia (Dian), la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa), el Ejército, la Policía.

La Policía Fiscal y Aduanera incautó 8 bovinos en pie y 37 mil kilos de carne de res despostada y en canal de contrabando, en el último trismestre del año.

“Estamos siempre presentes en las reuniones de las mesas sobre contrabando de carne, tomando las medidas necesarias para prevenir que los animales ingresen ilegalmente y que nos traigan esta enfermedad a Norte de Santander”, dijo Tarazona.

Según cifras de la Polfa, en el último trimestre de 2018 se incautaron 8 bovinos en pie, que equivalen a $8,8 millones.

Adicional a esto, ingresaron 37.703 kilos de carne de res entre despostada y en canal, por un valor de $440 millones.

Ganaderos, a la expectativa

Aunque la resolución establece el no transporte de ganado al interior del país, la medida no afecta el reciente convenio firmado entre el Ministerio de Comercio Industria y Turismo y el Comité de ganaderos de Norte de Santander (Coganor) para reactivar la venta de ganado represado en la región.

Andrés Hoyos, representante de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán) en Norte de Santander, confirmó que la pérdida del estatus sanitario de Colombia como país libre de aftosa, no afecta en nada la ayuda del gobierno para mejorar la ganadería de Norte de Santander.

“La situación de la ganadería en Norte de Santander es tan mala que ni siquiera esta noticia de Arauca nos afecta”, afirmó Hoyos.

Desde hace tres años, los ganaderos no pueden ingresar ganado al interior del país.

Hoyos manifestó que es preocupante la pérdida del estatus nacional, porque se pueden dañar los negocios que Colombia tiene con el resto del mundo.

Además dijo que la noticia indica la falta de efectividad de los controles que las autoridades hacen para el ingreso de ganado proveniente de Venezuela.

“Por la frontera nuestra en cualquier momento aparece nuevamente un brote, Venezuela es cada vez más susceptible a la fiebre aftosa ya que lleva años sin vacunar de manera sistemática”. 

Hoyos indicó que la grave situación por la que atraviesa la ganadería del departamento se debe en gran parte a que en el área metropolitana de Cúcuta, el 80% de carne que se consuma es de contrabando.

Panorama nacional

Juan Guillermo Zuluaga, ministro de Agricultura, manifestó que a raíz de este nuevo foco, Colombia perderá temporalmente su estatus de país libre de la enfermedad, lo que afectará sus ventas internacionales.

Zuluaga aseguró que la pérdida del estatus solo sea transitoria porque “no hemos tenido exposición viral”.

En junio de 2017 se detectó en Colombia el primer foco de fiebre aftosa registrado en ocho años en la frontera con Venezuela. 

El gobierno de Juan Manuel Santos reforzó desde entonces los operativos de vigilancia en la amplia y porosa zona limítrofe de más de 2.000 kilómetros.

Image
La opinión
La Opinión