Escuchar este artículo

Café especial, la salida al bajo precio del grano

Martes, 9 de Abril de 2019
La primera cosecha del proyecto está prevista para octubre.

El bajo precio internacional del café, en donde la libra del grano en la bolsa de Nueva York se tasa a 93 centavos de dólar, ha ocasionado que los cafeteros busquen mejores rentabilidades, apostándole a cafés especiales con mayor valor en el exterior.

Es así como AgroSena y el Centro de formación para del desarrollo rural y minero (Cedrum) capacitan a 290 caficultores de ocho asociaciones de los municipios de Toledo, Chitagá y Labateca, para darle valor agregado a sus cultivos y comercializar sus propias marcas.

Óscar Barroso, instructor de AgroSena, destacó que en los municipios se cultiva la variedad Castillo y que cada productor apuesta a tener entre una y tres hectáreas.

“La idea es mejorar la productividad y que se dé un kilo de café por planta y que sean 6.000 por hectárea. Lo más importante es manejar la calidad del café y abrir puertas en diferentes mercados”, explicó Barroso.

Dentro del proyecto se contactó a la firma Café Export Colombia, cuyo papel es el de certificar las fincas de los caficultores. Klaus Klein, director de la empresa, señaló que junto a Ricardo Mazzuchelli, director de la asociación Social Innovation Teams Roma, se van a implementar estas normas internacionales en el departamento.

El segundo paso del proyecto es instalar tres laboratorios para mejorar el producto en Toledo, San Eduardo (Boyacá) y Teruel (Huila).

“La firma trabaja con pequeñas cantidades, pero la exportación de cafés estándar no deja muchas ganancias. Por eso, la idea es enfocar a las asociaciones a cultivar cafés especiales y buenos volúmenes de exportación”, explicó Klein.

Café Export Colombia trabaja actualmente con 10 asociaciones del país y ocho son del departamento.

Lea también Tres lotes de café de Norte de Santander irán a EEUU

Klein agregó que luego de la construcción de los laboratorios esperan organizar ferias y en cada versión invitar mínimo 30 tostadoras de todo el mundo para venderles las diferentes variedades.

La base de datos de la firma cuenta con 1.800 tostadores internacionales, potenciales clientes para la cosecha del proyecto. Uno de los destinos identificados es Alemania, mercado en donde hay 800 tostadoras de café, entre pequeñas e industriales, y un alto consumo de variedades especiales.

“Conozco cafés de todo Colombia, pero los de Norte de Santander son muy chocolatosos, dulces y muy especiales”, puntualizó Klein.

Image
Daniel Villán Bustamante