Comercio electrónico vive época dorada, pero hay que aumentar la confianza

Viernes, 3 de Julio de 2020
El e-commerce aumentó 73% entre el 5 de abril y el 3 de mayo.

La coyuntura generada por el coronavirus llevó a tomar medidas como las cuarentenas preventivas en casi todo el planeta, lo que sin duda transformó la dinámica diaria de la vida de las personas. 

En esa transformación, el comercio electrónico se ha convertido en un aliado de los colombianos y así lo confirma un informe de la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE) y el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC), donde se detalla que el incremento del e-commerce es de 73% entre el 5 de abril y el 3 de mayo.

Así mismo, según la CCCE, gracias a actividades como el día sin IVA, gran parte de las plataformas de comercio online vieron un crecimiento del tráfico de sus sitios de más de 20 veces en comparación a un día normal, calificado como algo nunca visto por el sector en el país. 

En cuanto a las transacciones de compra a través de internet, en el 19 de junio se generaron 969.814, lo que equivale al 110% más que un viernes normal, informó la organización.
 
Esto demuestra la importancia que han ganado las compras digitales en Colombia, las cuales están viviendo una época dorada y están generando una cultura del mercado electrónico que tiene todas las posibilidades de ser fortalecido.
 
Nicolás Rodríguez, country manager de Openpay Colombia, destacó que “en los últimos meses hemos usado -más que nunca- las soluciones asociadas al comercio electrónico”. 

“Ha aumentado la confianza y el uso se incrementará a medida que esa confianza lo siga haciendo. Al analizar cifras vemos que el valor promedio de la transacción ha venido bajando. Eso tiene una perspectiva interesante y positiva: los colombianos cada día hacen más compras de menor valor porque adquieren diferente tipos de productos que antes no lo veían necesario por este medio”.

Sostuvo que el e-commerce está más en su día a día, ya no solo adquieren tiquetes de avión o reservaciones en hoteles, también lo utilizan para pedir medicinas, comida, compras sencillas y servicios diarios. Todo esto está fortaleciendo el hábito y la confianza.
 
Rodríguez explicó que la robustez de la infraestructura en el país está dada para que el comercio electrónico siga ganando adeptos y soportando la demanda, donde las condiciones de seguridad también están garantizadas. 

Los comercios y pasarelas de pago han hecho una labor importante para que en cualquier jornada especial, como el día sin IVA, exista la capacidad, infraestructura y el espacio necesario para procesar incrementos en el número de transacciones, desde un punto de vista técnico y funcional que no genera retos adicionales.

“Una gran oportunidad para seguir con el crecimiento del comercio electrónico radica en que los comercios brinden el mayor número de opciones posibles para el pago de los usuarios. Por ejemplo, nosotros como pasarela permitimos que los clientes puedan pagar en efectivo y aunque su proceso empiece en página web o aplicación, concluya con el pago efectivo en una de nuestras tiendas aliadas, eso evita aglomeraciones al manejar un gran número de sucursales aliadas, además, así el cliente no tenga tarjeta crédito, débito o no cuente con una cuenta en el sistema bancario para usar la opción de PSE, pueda usar el comercio electrónico”.
 
Enfatizó que los usuarios deben abrirse un poco más a opciones como las billeteras digitales y demás opciones que ofrece el comercio electrónico. Agregó que los establecimientos deben dar la posibilidad a los clientes para que paguen por el medio que deseen. 

“Pagar con efectivo en un lugar que no sea específicamente la tienda física debería ser una opción abierta para todos los consumidores, ellos finalmente deben escoger lo que más se acomode a su necesidad en el momento determinado. Hay que asegurar un abanico completo de opciones existentes en el mercado para poder pagar, eso ayudará al incentivo de usar el e-commerce”. 
 
Billeteras digitales, un potenciador
 
Los modelos de los denominados monederos, billeteras digitales o wallets son muy funcionales. Además, están tomando el camino de convertirse en ‘marketplaces’, así se está dando su evolución natural y significa que este tipo de herramientas incluirán y agruparán una gran cantidad de opciones para los clientes que las descargan, lo que las fortalecerá, dando como resultado un crecimiento asegurado.

En la medida que las billeteras digitales continúen con ese rumbo, serán un impulsador del comercio electrónico y las pasarelas de pago deberán ser determinantes en el apoyo para poder conectarlas con todos los comercios y las entidades financieras colombianas, generando un ecosistema seguro y donde los grandes ganadores serán los usuarios finales.
 
Seguridad, factor de más confianza
 
Uno de los desafíos del comercio digital ha sido transformar esa cultura del miedo a lo desconocido para que se use el e-commerce, sobre todo el temor a los factores de seguridad. 

Rodríguez aseguró que cualquier acción en la vida tiene cierto componente de riesgo, pero los porcentajes de fraudes son muy bajos y no es el común denominador de las transacciones, sino más bien son la excepción a la regla.
 
Es oportuno entender que en el momento que se haga tránsito a una “normalidad” pos COVID-19, todo parece indicar que se va creando un hábito de comercio electrónico más robusto en todo sentido, ya que por mucho tiempo -por cultura- no se estaba aprovechando y hoy la gran mayoría de personas compran cosas que antes no se atrevían a hacerlo de manera online o ni siquiera sabían que tenían la opción.

Boletín de prensa

Image
Web la Opinión
Web La Opinión