Escuchar este artículo

Crisis migratoria favorece el crecimiento económico

Martes, 26 de Noviembre de 2019
Impacto fiscal generado por la migración, especialmente en Colombia, se verá retribuido en los próximos 10 años en el PIB del país.

La crisis migratoria de Venezuela no tiene un final claro a la vista y por el contrario el éxodo parece tensar más los servicios públicos y los mercados laborales de las regiones fronterizas.

Sin embargo, el impacto fiscal que ha generado la migración de venezolanos, especialmente en Colombia, se verá retribuido en los próximos 10 años en el PIB del país.

Así lo revela el estudio ‘Perspectivas económicas regionales: atrofiadas por la incertidumbre’ elaborado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) que analiza las economías de los principales países receptores de esta población.

Según el informe, el PIB potencial colombiano crecerá 0,6 puntos porcentuales y será el más alto por encima de Ecuador, Perú, Panamá y Chile.

El impacto general sobre el déficit fiscal sería menor de lo que implicaría el mayor gasto, porque los ingresos fiscales también aumentarían a medida que la economía se expanda.

Julián Cárdenas Fonseca, economista estratega de ahorro e inversión de Protección, explicó que una de las características de la migración venezolana es que, en promedio, la población que ha llegado es más joven que el promedio de población colombiana.

“Es como si nos hubieran rejuvenecido en general a todos los colombianos”, agrega.

Lea además Migración reinventa economía tachirense

Además, resaltó que para la sostenibilidad pensional representa un impacto positivo tener habitantes más jóvenes.

Cárdenas señaló que esta población tiene 1,5 años más de escolarización que un colombiano promedio, lo que quiere decir que no solo está llegando gente más joven, sino más capacitada al país.

Otro de los puntos claves para la economía, según el estudio es el consumo.

En ese sentido, Cárdenas explicó que aunque el consumo de los inmigrantes no es el mismo que el de una familia tradicional, en las ciudades como Cúcuta y Bucaramanga ya se están evidenciando gastos de distintos bienes y servicios.

Sin embargo, las cifras demuestran que un inmigrante recibe aproximadamente el 50 %menos de salario que un colombiano.

Image
Katherine Villamizar Leal