Escuchar este artículo

Decomisos de gasolina se redujeron en un 77 %

Viernes, 3 de Enero de 2020
La escasez del combustible en Venezuela hizo que una gran mayoría del parque automotor se pasara a las estaciones de servicio.

El 2019 fue un año decisivo en la lucha anticontrabando en Norte de Santander, especialmente en el tráfico ilegal de gasolina. La escasez del combustible en Venezuela hizo que una gran mayoría del parque automotor, cuyos propietarios acostumbraban a tanquear en pimpinas, se pasara a las estaciones de servicio.

Para la Policía Fiscal y Aduanera, este es el mayor logro que el departamento pudo consolidar en materia de reducción de contrabando, pues según cifras oficiales, las incautaciones se redujeron en 77% pasando de 184.000 galones en 2018 a 41.250 galones en 2019.

En total, durante todo el año, la autoridad desarrolló 5.120 procedimientos de aprehensión de mercancía, con valor superior a los 22.000 millones de pesos.

Después del combustible, el segmento que logró una reducción importante en materia de decomisos fueron los productos perecederos como yuca, aguacate, papa y arroz (1.957 toneladas).

El teniente coronel Carlos Eduardo Girón Duque,  jefe de la Polfa en Norte de Santander, destacó que estas acciones evitan problemas de carácter fitosanitario, porque se restringe el ingreso de plagas al territorio colombiano, que podrían afectar las cosechas regionales.

Contrario a este panorama, las incautaciones de productos cárnicos aumentaron en más del 50% al pasar de 150 toneladas de carne, en 2018, a 262 toneladas el año pasado. 

Esto llevó a que aumentara en un 7% el beneficio legal de bovinos de las plantas ubicadas en el área metropolitana de Cúcuta.

Friogan y Frigofrontera, las dos plantas autorizadas en la región, reportaron un total de 38.730 animales sacrificados, que aportaron en el “blindaje” del departamento, frente a brotes de enfermedades como la aftosa.

Prioridades en 2020

Girón Duque dio a conocer que en este año el fortalecimiento de las zonas de comercio legal, los semilleros de legalidad y el apoyo a proyectos de reconversión laboral, serán fundamentales para combatir la cultura de la ilegalidad.

Además, se desarrollarán alianzas público privadas por medio de mesas operativas, gremiales e interinstitucionales que garanticen el intercambio de información efectiva y oportuna, generando confianza y legitimidad entre las autoridades y gremios de la región.

Image
La opinión
La Opinión