Escuchar este artículo

Drones: una tecnología que ahorra costos

Miércoles, 4 de Julio de 2018
Un solo dron puede reemplazar, incluso, a más de seis empleados. 

Los drones, esos objetos voladores que todo lo muestran, registran o graban, ya no solo sirven para las funciones que en un principio fueron creados, sino que se han ido adaptando a diferentes actividades y trabajos.

Esto, para las empresas y los productores, representa disminución en gastos operativos, pues un solo dron puede reemplazar incluso a más de seis empleados.

Sin embargo, aunque hay algunos que ya vienen adaptados para labores específicas, como las del agro, hay otros casos en los que los usuarios deben modificar y convertirlos a sus necesidades.

Tendido de redes

En medio del interés de Cens por adaptar la tecnología en sus procesos, apareció la idea de usar el dron para tender las redes eléctricas de una montaña a otra.

Con el modelo tradicional, los contratistas debían talar los árboles para así crear una trocha por donde se pasaban los cables.

Ennio Carrero López, profesional encargado del área, dijo que aunque contaban con los permisos otorgados por Corponor, es innegable el daño que le ocasionaban al medio ambiente esta práctica.

Además, la cantidad de personas que se necesitaban para esta tarea era numerosa.

“Se necesitaban dos cuadrillas de 5 personas, más o menos, la primera que debía hacer la limpieza del terreno y la segunda que se encargaba de tender las redes, además se requerían casi 10 días”, explicó.

Por eso, usar el dron era la mejor opción para ahorrar tiempo y costos en operadores.

En el vuelo

En dos días, el dron tiene el cable tendido, un trabajo que requería de casi dos semanas.

Alejandro Gutiérrez, contratista encargado del manejo del dron, explicó que este dron tampoco venía fabricado para usarse con este fin.

Por eso, tuvo que crear un sistema a través de impresiones 3D y aunque las modificaciones no representaron mayores gastos si necesitó la creatividad del profesional.

El equipo tiene una capacidad de carga de 3 kilos, y cuenta con seis motores.

“Es un dron pequeño que se ajusta a las necesidades que tenemos”, explicó.

Este dron se empezó a utilizar desde octubre del año pasado y hasta la fecha se ha usado en dos proyectos, uno en el municipio de Gramalote y el otro en Durania, cerca de la vereda de Villa Sucre.

Revisión de estructuras eléctricas 

Hace unos tres años, Centrales Eléctricas de Norte de Santander (Cens) se interesó por usar drones en la revisión de redes, una actividad dispendiosa en la zona rural y que incluso representaba riesgos para los contratistas que pasaban días enteros trasladándose de una estructura a otra.

Según Edwin Ramírez, profesional en mantenimiento de redes, frente de inspección y diagnóstico de Cens, en Cúcuta es muy nueva la práctica de trabajar con drones, por eso decidió buscar referentes a nivel nacional e internacional.

Sin embargo, comprar todos los equipos resultaba más costoso y la mejor opción era contactar a los proveedores por cada contrato y proyecto que hicieran.

Tanto así, que el año pasado firmaron un convenio con Sistema de Información Geográfica a Radio Control (SIG RC) S.A.S., empresa que sirvió de intermediaria para buscar a los especialistas en el tema.

Funciones como mantenimiento, cambio de equipos y limpieza, ahora estaban al alcance de un dron. 

Sin embargo, la tarea no era tan fácil. Para ese momento no había en el mercado un dron con las características requeridas.

Por eso, se le hicieron algunas modificaciones, lo que a su vez incrementó el costo del equipo.

Juan Fernando Rueda, contratista encargado, explicó que el dron que se compró traía las características normales para la toma de imágenes y su costo estaba alrededor de $6 millones, sin embargo, con las mejoras se le sumaron unos $10 millones más.

“Eso depende del dólar, más impuestos y aranceles que son aproximadamente el 29%”, expresó.

Cómo funciona

Con una cámara de 20 megapíxeles, el dron permitió a Cens conocer desde un computador el estado de las estructuras eléctricas en alta resolución, a la vez que hacía el mantenimiento de las mismas.

Esto redujo el riesgo del personal operativo que podía ser afectado por explosiones o animales salvajes.

El dron puede sobrevolar en terreno máximo 25 minutos, tiempo de duración de cada batería, y aunque el rendimiento depende de las distancias de cada estructura, el dron alcanza a revisar en promedio 10 torres por cada 25 minutos.

Al contratista se le piden tomar sietes fotos y un video para verificar que la revisión quedó bien hecha.

Dron para el agro

La tecnología y la innovación también llegaron al sector agrícola del departamento.

Aunque es el más reciente de los casos, hace tres meses, Carlos Contreras y dos amigos más encontraron en la fumigación de cultivos por medio de drones una alternativa de negocio.

Desde cultivos de arroz hasta palma de aceite, estos pilotos de dron le disminuyen a los productores el costo de actividad.

A diferencia de los equipos para el uso en labores de electricidad, el dron usado por Contreras ya viene adaptado para  la fumigación.

Cada equipo tiene una capacidad de 6 litros. Actualmente tienen dos.

Según Contreras, estos drones ya vienen adaptados para fumigar  y solo queda la destreza del piloto para programar y volar.

La batería tiene una autonomía de vuelo de aproximadamente unos 15 minutos, y cada hectárea tarda en fumigarse entre 6 a 11 minutos, dependiendo de si se hace lateral o vertical.

El más difícil de los cultivos a fumigar es el de palma, que puede alcanzar alturas de hasta 10 metros.

Aunque el dron tienen una altura de techo de aproximadamente 50 metros, no alcanza mucha altura porque está diseñado para fumigar.

Image
Katherine Villamizar Leal