Escuchar este artículo

El empleo comienza a recuperarse de la COVID-19

Lunes, 30 de Noviembre de 2020
El área metropolitana de Cúcuta está atravesando una paulatina recuperación de la tasa de empleo.

El mercado laboral colombiano se está recuperando frente a los meses de mayor impacto de la pandemia de la COVID-19. Sin embargo, las cifras son inferiores a las del año pasado, y la crisis de empleo nacional aún no ha sido
superada.

En el caso del trimestre móvil de agosto-octubre, la tasa de desempleo de Cúcuta y su área metropolitana fue del 20,6 %; en comparación al año pasado, que fue de 15,5%, la tasa es mayor en 5,1 puntos porcentuales.

Por otra parte, el área metropolitana de Cúcuta recuperó los más de 300.000 ocupados que tenía en el trimestre de enero-marzo, una cifra que durante los peores meses de la pandemia no había vuelto alcanzar.

El director del Observatorio Regional del Mercado de Trabajo (Ormet) de Norte de Santander y profesor de la Universidad Libre, Jorge Ramírez, dijo que la recuperación de empleos se está dando de forma parcial.

En el trimestre agosto-octubre, la capital de Norte de Santander tuvo 319.000 ocupados, mientras que el año pasado la cifra fue de 347.000.

Otro dato importante es que la cifra de desocupados de la ciudad se ubicó en 83.000 personas, desde el trimestre enero-marzo de este año (80.000), el número de desocupados no era inferior a 85.000 en el área metropolitana.

“La recuperación que se está dando es parcial, porque trimestre a trimestre está mejorando la tasa de ocupación, la creación de empleos es lenta y sectores como servicios y comercio aún no han recuperado sus niveles habituales”.

Cúcuta fue la onceava ciudad capital con mayor tasa de desempleo, y estuvo por encima del promedio nacional que fue de 18,2 %. Florencia fue la ciudad con mayor tasa de desempleo del país con 24,3 %, seguida de Ibagué con 23,1 % y Tunja que tuvo un porcentaje del 22,7 %.

El director del Dane, Juan Daniel Oviedo, explicó que el comportamiento de la capital del departamento reveló una contracción de 28.000 personas en la población ocupada, y una expansión de 19.000 personas en los desocupados.

“Las actividades manufactureras son las que más aportaron a la contracción de la ocupación, en los oficios como la confección de vestimentas, fabricación de calzado, así como el entretenimiento y el comercio”, indicó Oviedo.

Por otra parte, el director agregó que los trabajadores que menos aportaron a la recuperación del empleo local fueron los cuenta propia (independientes).

“Esto significa que la informalidad (71,5 %), la más alta del país, no se debe a un incremento de desocupados que se han cambiado a la informalidad, sino a la prevalencia de la estructura entre formales e informales que tiene Cúcuta, y a la importante destrucción de empleo que hubo en la industria manufacturera, eso hace que la población informal gane un mayor peso en los indicadores”.

Image
Daniel Villán Bustamante