Escuchar este artículo

El vuelo turbulento de Avianca

Martes, 27 de Agosto de 2019
La acción de la compañía perdió valor este martes en las bolsas de Colombia y Nueva York.

¿Avianca está quebrada? Cierto o no, la afirmación del presidente de la junta directiva Roberto Kriete sobre la situación de la compañía, en un video filtrado en redes sociales, generó revuelo en Colombia y en el mundo, tanto así que la acción de la compañía perdió valor este martes en las bolsas de Colombia y Nueva York.

Según el ejecutivo salvadoreño, Avianca no le está pagando a sus acreedores, ni a las compañías de arrendamiento de los aviones, ni a los bancos, pues está en un proceso de renegociar las deudas para poder comprar tiempo y ejecutar los cambios para que esta aerolínea se vuelva rentable.

“Es urgente que le demos vuelta a esta empresa, porque tenemos un tiempo limitado. Las instituciones financieras, gracias a Dios, nos han dado este respiro”, señala en el video.

Según los directivos, la compañía tiene cuatro meses para empezarle a pagar a los bancos, no solo lo normal, sino lo que les han dejado de pagar. 

Entre los procesos, mencionaron que se deben “cortar rutas” con las que se pierde dinero y nunca deberían haber operado.

A través de la Superintendencia Financiera de Colombia, Avianca se pronunció asegurando que el video se obtuvo de manera ilegal y se publicó “sin tener en cuenta el contexto de la reunión”.

Según el comunicado oficial, la empresa no está “en proceso de quiebra o insolvencia regido por ley alguna y no ha solicitado ser admitida en proceso alguno de similar naturaleza en jurisdicción alguna”, solo quería “enfatizar el apoyo y el compromiso de los colaboradores”.

La empresa aclaró que estas afirmaciones están conformes a la información del Plan Avianca 2021, que incluye: “(a) el reperfilamiento de la deuda mediante acuerdos con contrapartes de la compañía, (b) la optimización de la flota, (c) el fortalecimiento del hub Bogotá, (d) garantizar un flujo de caja que permita llegar a niveles de apalancamiento conservadores, y (e) lograr un crecimiento sostenible y competitivo”.

Las desilusiones

No es la primera vez que Avianca se enfrenta a grandes crisis. Al menos en los últimos dos años, desde la huelga de pilotos, las turbulencias no cesan.

El paro de pilotos, que arrancó el 20 de septiembre de 2017, puso a la compañía en la opinión pública por 51 días exactos. 

Catalogada como la huelga más larga de pilotos comerciales en el mundo, sobrepasando apenas por unos días a la de 2012 convocada por Iberia en España, dejó a la compañía un descenso en sus ingresos diarios de 300.000 dólares.

Este decrecimiento fue el resultado de la cancelación de cerca de 14.000 vuelos en rutas nacionales. 

A raíz de esto, la compañía inició un  proceso disciplinario y en febrero de 2018 confirmó que fueron despedidos 20 aviadores, de un total de 25 que fueron citados, mientras que en tres casos la decisión fue la suspensión y en otros dos la diligencia fue aplazada. Es decir, que del total de aviadores citados, se desvinculó al 80 %.

En mayo de este año, Germán Efromovich, quien hace 15 años sacó de la bancarrota a Avianca, perdió el control de la compañía tras incumplir un acuerdo de cobertura por un préstamo de 456 millones de dólares a United Airlines.

Ante el incumplimiento de su mayor accionista, la compañía pasó a ser administrada por Kingsland, del empresario salvadoreño Roberto Kriete, quien se quedó con el 20% de las acciones.

El préstamo deberá ser pagado desde 2021.

Estado financiero

En el primer trimestre del año, Avianca Holdings tuvo una pérdida neta de 67,9 millones de dólares resultado que contrasta con las ganancias de 3,4 millones de dólares del mismo periodo de 2018.

Las pérdidas en el segundo trimestre acumularon 408 millones de dólares, que sumadas a los 67 millones de dólares de enero, febrero y marzo, alcanzan los 475.940 millones de dólares.

Esta fuerte caída, llevó a que la acción de la compañía perdiera 8,26 por ciento en la Bolsa de Valores de Colombia. El precio de la acción hoy es de $1.100 y 2,69 dólares en la bolsa de Nueva York (ver gráfico).

Por su parte, los ingresos operacionales se ubicaron en 1.100 millones de dólares en el segundo semestre de 2019, una disminución del 6,9 % con respecto a los primeros tres meses de este año.

Alejandro Useche, profesor de la Universidad del Rosario y presidente del Comité Académico del Autorregulador del Mercado de Valores (AMV), explicó que aunque situaciones anteriores ya habían prendido las alarmas sobre el estado de la compañía, esta ha sido la más delicada de todas.

“Esta situación ha generado un daño reputacional muy profundo, porque las declaraciones llegan a luz pública por una filtración y no por un comunicado oficial”, dijo.

Por eso, señaló que es importante que las empresas sean sinceras sobre su estado actual.

Useche agregó que es importante que se reabra el debate sobre las condiciones con las que opera Avianca en el país, porque para muchos está ejerciendo una operación dominante sobre el mercado, que puede llevar a reducir la competencia.

“Este es un caso muy delicado en la medida que estamos hablando de un servicio público, hay que considerar la conveniencia de un esquema que favorece a Avianca y le da una posición dominante”, agregó,

Según Useche, las situaciones pasadas han demostrado que la compañía ha sido ejercida de manera inconveniente, como cierres de vuelos, cancelaciones, reducción de los servicios, baja en la calidad y desmejora en la condiciones del servicio.

Agregó que las declaraciones mandan un mensaje a los usuarios de que no se volverán a atender rutas en algunas regiones, yendo en contra, incluso, de la calidad de los servicios.

La estrategia Avianca 2021 es un plan de la actual administración planteado para fortalecer la competitividad y acelerar los ajustes financieros necesarios.

Uno de los pilares fundamentales es la eficiencia operativa.

Aerolíneas de Brasil y Argentina no podrán usar la marca

A partir de este martes, Avianca Holdings dio por terminados los contratos de licencia de uso de marca que le permitían a Ocean Air y a Avian Líneas Aéreas el uso de la marca ‘Avianca Brasil’ y ‘Avianca Argertina”, respectivamente.

Como dueña de los derechos de uso tampoco permitirá que otra empresa use los derechos de la marca.

Las marcas regionales ya fueron informadas del proceso y esto quitaría la presión a Avianca de salir a comunicar por información relevante a los inversionistas, cuando una noticia relacionada con las aerolíneas de Synergy Group afectaba el comportamiento de la acción local, explicaron los analistas consultados.

También se conoció que la finalización unilateral del contrato se da porque en el acuerdo de uso estaba estipulado que una de las posibles causales de finalización era la entrada en ley de quiebras de las compañías. 

Situación que en la que habrían entrado las compañías que están dentro de Synergy Group de Brasil y Argetina.

Es bueno recordar que lo que comparten las aerolíneas es un accionista en común, Synergy Group, conglomerado que maneja Germán Efromovich.

Image
Katherine Villamizar Leal