Escuchar este artículo

Empresas de calzado, en proceso de transformación

Lunes, 30 de Julio de 2018
Acicam y Sena lideran modelo productivo.

Nueve empresas de calzado de Norte de Santander quieren ser más competitivas y para ello serán intervenidas a partir del próximo 13 de agosto por dos expertos nacionales, quienes visitarán cada una de las plantas de producción para implementar algunos cambios.

Desde el año pasado estas empresas participan de un plan piloto que se desarrolla a nivel nacional, gracias a un convenio entre la Asociación colombiana de industriales del calzado, el cuero y sus manufacturas (Acicam) y el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena). 

El proceso de trabajo de los expertos al interior de las empresas durará cerca de 4 meses y después de la implementación del Modelo Integral de Productividad, se espera que estas empresas aumenten la productividad por lo menos un 15%, así lo expresó Guillermo Rangel, gerente regional de Acicam.

Como antesala a la intervención, los empresarios ya recibieron un primer acercamiento al trabajo que se viene en los próximos meses. Sergio Armando Chávez Mora, un ingeniero industrial mexicano, quien replicó esta estrategia en su país, más exactamente en el estado de Guanajuato y que actualmente asesora el proyecto de transformación en empresas de Santander y Antioquia, estuvo en Cúcuta reunido con los líderes de negocios e instructores del Sena, para hablar del modelo.

Un reto de cambio

El mayor reto que tienen las empresas con esta clase de proyectos es el cambio porque tienen que empezar a transformar sus procesos para ser más eficientes.

En primer lugar, la idea es ser más productivos para ser más competitivos. En esta línea de trabajo, Chávez dijo que la tarea es utilizar muy bien los recursos que se tienen: personal, materiales y maquinaria, para producir más pares de zapatos, siendo capaces de reducir costos y generar rentabilidad, porque es lo importante de un negocio.

Para lograr este objetivo, el modelo propone una intervención de cinco de pasos para las unidades productivas.

Las micro y pequeñas empresas arrancan desde uno muy básico, que es el de establecer un modelo de funcionamiento en el que se tengan en cuenta aspectos, como: comprar, producir y vender.

Después se proponen cuatro fases. La primera en la que se busca impactar la calidad del producto y de satisfacción del cliente. Luego se mejora la parte operativa (programar, producir y vender). El tercer momento es el de transformar la planeación de la empresa y por último se unen todos estos pasos en un sistema de gestión de calidad.

Aquí, dijo Chávez, lo importante es “echarle ganas, que quieran hacerlo. No les estamos pidiendo tecnología –aunque es importante–, solo que estén dispuestos a cambiar sus procesos”.

Image
La opinión
La Opinión