Escuchar este artículo

En Centroamérica se pierde el 50% del agua potable

Lunes, 30 de Octubre de 2017
El mal manejo del servicio impide abastecer debidamente a las poblaciones de la región.

Centroamérica es una región con grandes recursos hídricos, pero la mala gestión del agua está impidiendo que se abastezcan las necesidades básicas de la población y que se pierda el 50% del líquido por fugas en sus redes.

Así lo destacaron Honduras, en un Foro Regional sobre Agua, expertos de Centroamérica que compartirán hasta el miércoles buenas prácticas, herramientas y establecerán diálogos para garantizar el manejo y la buena gobernanza de los recursos hídricos de la región y enfrentar los desafíos ambientales.

La directora regional de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) para América Central, México y el Caribe, la costarricense Grethel Aguilar, dijo que es necesario “unir esfuerzos” como región para “poder enfrentar los retos del abastecimiento de agua en calidad y cantidad a nuestras comunidades”.

En una rueda de prensa, acompañada del ministro hondureño de Energía, Recursos Naturales, Ambiente y Minas (MiAmbiente), José Antonio Galdames, Aguilar dijo que las fugas o roturas en la red de suministro de agua potable provoca anualmente la pérdida de más del 50 % de ese hídrico en la región.

“El desperdicio en Centroamérica sobrepasa el 50 %” del agua potable, señaló la funcionaria de la UICN, que dijo que los países deben trabajar “sobre el desperdicio y contaminación” de este hídrico.

Señaló que en Centroamérica existe “una gran necesidad” de que los gobiernos “dialoguen entre sí” y compartan buenas prácticas para enfrentar los retos que conlleva garantizar a sus poblaciones “agua en cantidad y calidad” y que les permita “vivir en paz y armonía”.

Aguilar enfatizó que la región también debe “tomar medidas” para adaptarse a los efectos del cambio climático, pues en los últimos años los países centroamericanos han enfrentado más sequías, inundaciones e incendios forestales.

Resaltó que la región dispone de una “gran riqueza” de recursos hídricos suficientes para satisfacer las necesidades de su población, Sin embargo esa fortuna se ve empañada por “prácticas no sostenibles, contaminación, los efectos del cambio climático y la distribución del agua”.

Image
EFE