Escuchar este artículo

En Cúcuta crece la venta de plantas eléctricas a venezolanos

Lunes, 8 de Abril de 2019
En un día compran hasta 200 unidades.

Este año a Venezuela se le fueron las luces, ya son cinco los apagones eléctricos  masivos que han ocurrido en el vecino país en 2019. Por eso, Martha Mora viajó de San Cristóbal a Cúcuta con la idea de comprar un generador de energía para su negocio.

En la avenida 7 con Diagonal Santander, cerca a la Terminal de Transportes, hay seis negocios de maquinaria agrícola que desde hace un mes son frecuentados por venezolanos en busca de plantas de energía, motobombas y hasta paneles solares.

Keila Hernández, empleada de uno de estos locales, dijo que mientras en febrero se vendían 20 generadores a la semana, ahora se venden hasta 200 en un día.

Por su parte, Mora señaló que la anterior planta de energía que tenían se la robaron y que la luz en su ciudad se fue cuatro días seguidos la semana pasada.

El negocio de la venezolana es un abasto y requiere de energía para mantener los alimentos, por eso busca una planta de 6.500 voltios ($3,5 millones). Mora agregó que llegaron a Cúcuta porque los precios son más económicos que en Puerto Santander y Arauca.

Le puede interesar Con problemas de luz, venezolanos hacen maromas para tener agua

Yenny Fuentes, administradora de uno de los locales, señaló que hasta su negocio han llegado comerciantes, dueños de pequeñas industrias y familias en búsqueda de una solución a los cortes de energía. 

“Una planta de 2.500 voltios ($1,5 millones) puede producir energía para conectar un televisor, una nevera y un aire pequeño”, señaló Fuentes.

Heder Manzano, asesor de ventas, explicó que los locales de grandes superficies necesitan un generador de 24.000 voltios.

Las plantas disponibles en el mercado funcionan con diésel o con gasolina. “Por la dificultad de conseguir combustible en ciertos estados, a la gente del Táchira le ofrecemos las de gasolina y a los de Maracaibo, las de diésel”, agregó Manzano.

La variedad de precios y productos que hay en Cúcuta es una navaja de doble filo para los venezolanos, quienes a pesar del poco valor de su moneda compran los generadores como una solución a largo plazo.

Image
Daniel Villán Bustamante