Escuchar este artículo

Frijol y maíz, la nueva apuesta del turismo

Domingo, 5 de Noviembre de 2017
Uno de los productos más cultivados en la región es el maíz.

El departamento colombiano del Quindío, ubicado en el Eje Cafetero del centro del país, aspira a diversificar su oferta turística y proyectarla más allá del grano rojo que le ha dado la fama a nivel mundial para promover la riqueza cultural de sus municipios.

Esta región, se dedica en su mayoría a la agricultura, pero entre el café germinan exóticos frutos como la pomarrosa, la macadamia y el limón naranjo, un injerto entre los dos cítricos.

Uno de los productos más cultivados en la región es el maíz, que sirve como base para preparaciones gastronómicas como las arepas que acompañan al chorizo y otros embutidos en la dieta diaria.

El chef Julián Hoyos, abanderado de la iniciativa “Vive el Quindío”, está dedicado a mantener las tradiciones campesinas de la zona, para lo cual cultiva en los jardines de su restaurante semillas de fríjol y maíz, con las cuales busca rescatar las raíces gastronómicas.

“Las semillas ancestrales vienen de los indígenas quimbayas que habitaban la región y las conservan los guardianes (de ese pueblo), quienes las protegen de generación en generación”, dijo Hoyos a Efe.

El Silo, restaurante de Hoyos ubicado en el municipio de Montenegro, que atrae a miles de turistas a sus haciendas cafeteras convertidas en hoteles, es una apuesta del chef para preservar recetas e ingredientes y contar en platos la historia de la región, donde tiene fuerte arraigo la cultura de los arrieros.

“La cultura arriera reemplazó a la Quimbaya, yo lo que busco con el restaurante es crear un concepto de lo que pasa cuando se sientan un arriero y un indígena a hablar sobre comida”, agregó.

Un municipio que rinde honor a la extinta tribu en su nombre es Quimbaya, lugar en el que fue descubierto el poporo, una de las más reconocidas artesanías precolombinas que reposa en el Museo del Oro de Bogotá.

Image
EFE