Escuchar este artículo

Inversión y obras para las Zomac, ¿qué piensan los gremios?

Miércoles, 21 de Febrero de 2018
14 municipios que componen el Catatumbo tienen 20 sistemas productivos.

Las oportunidades del Catatumbo, como la próxima despensa alimentaria del país, están puestas sobre el sector agrícola, principalmente, por la producción de cacao, café y caña panelera. 

Los 14 municipios que componen el Catatumbo tienen 20 sistemas productivos que generan una producción anual de 432.653 toneladas de alimentos.

La mayor parte de los cultivos son transitorios: cebolla, fríjol, maíz, tomate, pepino, entre otros. 

En ese sentido, el Gobierno Nacional lanzó una apuesta de política pública para desarrollar proyectos necesarios en las Zonas Más Afectadas por el Conflicto (Zomac), como la región del Catatumbo.

El primero consiste en un incentivo tributario que busca atraer más inversión y el otro, denominado “Obras por Impuestos”, busca asegurar el desarrollo de proyectos de infraestructura para estas poblaciones.

Ricardo Mendoza, director ejecutivo del Comité Departamental de Cafeteros, expresó que en las Zomac, en especial en el Catatumbo, hay una importante población de caficultores que rondan los 5.100, con más de 8.200 hectáreas sembradas. 

Adicional a esto, aseguró que Fedecafé ya se reunió con Invest in Cúcuta, la agencia de inversión de la Cámara de Comercio de Cúcuta, para establecer las bases de datos de las empresas que pueden clasificar de acuerdo con la norma sobre obras por impuestos.

Luego de hacer el mapeo de empresas, Fedecafé les mostrará los beneficios de invertir en la zona, dando a conocer las fortalezas como ejecutores de proyectos para la Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

“Intervenir y viabilizar recursos, además de satisfacer las necesidades básicas de la población que está en las zonas más vulnerables, son otras ventajas que tendrán las empresas”, expresó Mendoza. 

Agregó que para los que aprovechen esta política sería muy satisfactorio decir que contribuyen al desarrollo del departamento, y como empresa sería una buena oportunidad para hacerse visible. 

Roque Julio Gómez, exsecretario de Desarrollo Económico de Norte de Santander y palmicultor, dijo que la estrategia del Gobierno sobre el manejo de los impuestos que deben pagar las grandes empresas es una muy buena oportunidad para la palma y el café.

Gómez indicó que esta política no tiene desventajas. Destacó las posibilidades que tienen las asociaciones de productores de Tibú y Sardinata, donde hay palma, de coordinar acciones para invertir en vías terciarias, una de las principales necesidades del departamento.

Otra ventaja es la oportunidad de reinversión de las grandes empresas que están en el departamento que pueden retribuirle algo a su territorio. En el caso de la palma está la comercializadora Oleoflores. 

Misael Flórez, director regional de la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz), habló sobre las expectativas de su gremio en las Zomac, aclarando que en el Catatumbo la presencia de cultivos de arroz es muy poca, desplazada por la palma en su gran mayoría.

Sin embargo, Flórez considera que la nueva política de intervención del Gobierno en esta zona es bien recibida y “desde que se vea reflejada en el campo contará con todo el apoyo del sector”.

Falta socialización

No obstante, los esfuerzos del Gobierno por sacar adelante las Zonas Más Afectadas del Conflicto (Zomac) parecen no tener mayor claridad en Norte de Santander.

Al punto de que esta política estatal se confunde con el plan de sustitución cultivos ilícitos y no como un beneficio tributario a las empresas que se establezcan allí.

Miller Otero, gerente regional de la Federación Nacional de Cacaoteros (Fedecacao), dijo que su gremio tiene altas expectativas en el tema del posconflicto con el cultivo del cacao, pero que desconoce los beneficios de invertir en las Zomac porque es una iniciativa que avanza de manera lenta.

Ante este panorama, Otero recomienda al Gobierno una mejor difusión de las políticas para que la misma comunidad de las zonas históricamente afectadas conozcan cómo se van a beneficiar. 

Ramiro Villamizar, exdirector de la Asociación Hortofrutícola de Colombia (Asohofrucol) en Norte de Santander, expresó que no se sabe con exactitud cuáles son los programas que incluye la intervención en las Zomac y se hace necesario socializar a la comunidad los beneficios que pueden recibir.

Sin embargo, desde su punto de vista, aseguró que quienes participen de estas políticas pueden contribuir al proceso de paz y a la reivindicación de los actores involucrados en el conflicto, por eso es muy importante el acompañamiento durante la producción y la comercialización. 

“Estas zonas están ubicadas en la parte rural, de manera que estas relaciones deben estar ancladas a un aliado comercial”, manifestó Villamizar.

Image
Katherine Villamizar Leal