Escuchar este artículo

Joyas cucuteñas adornarán a mujeres mexicanas y estadounidenses

Viernes, 24 de Abril de 2020
Any Granados le apuesta a conquistar más mercados con su participación en la Macrorrueda Virtual 80 de ProColombia.

La empresaria cucuteña Any Granados exporta actualmente sus collares, aretes y anillos con piedras preciosas a El Salvador y España, mercado que quiere ampliar con su reciente participación en la Macrorrueda Virtual 80 de ProColombia

La meta es ampliar el número de destinos a los que llegan sus productos, al poner en la mira a México, Estados Unidos, Chile, Honduras y Panamá.

Hace cerca de tres años, Any Granados, ingeniera ambiental, de 38 años, en medio de labores de su profesión, se percató de la variedad de hallazgos de fósiles de ammonites que tiene Norte de Santander.

Abandonó su profesión e hizo de su hobby su trabajo diario, recreándolas mediante la filigrana tejida a mano, al montar su propia empresa de joyería y bisutería inspirada en los fósiles, que lleva su mismo nombre y apellido.

“Quise rescatar la riqueza ancestral e identidad de nuestro departamento, a través de collares, anillos y aretes con piedras semipreciosas como turquesa o amatista. Fue así que recibí el apoyo de ProColombia y Artesanías de Colombia, con lo cual he ido perdiendo el miedo a exportar.

“Uno como empresa pequeña veía lejano llegar a mercados internacionales, pero si se persevera y se es constante, se pueden hacer grandes cosas”, indicó Any Granados, quien ya vende sus productos en El Salvador y España.

Gracias a este salto internacional, Granados obtuvo un reconocimiento por parte de ProColombia en la categoría Primera Exportación.

“Este premio es un espaldarazo para que sigamos ampliando nuestros mercados, con nuestro equipo que son seis madres cabezas de hogar, las cuales se esmeran por crear piezas únicas para clientes nacionales e internacionales”, aseguró la empresaria. 

Flavia Santoro, presidenta de ProColombia, manifestó que la joyería colombiana tiene grandes oportunidades de ventas en el exterior por la historia que hay detrás de cada pieza y por su alta calidad. “La oferta colombiana va desde piezas únicas hasta producción a gran escala”. 

La funcionaria agregó que “en el territorio colombiano hay materia prima de altísima calidad para la producción de joyería. Hay yacimientos de oro, plata y platino y de piedras preciosas y semipreciosas como esmeraldas, perlas, varios tipos de cuarzo, amatista, granate, morganita, entre otras”.

Granados contó la anécdota que, el año pasado en la Macrorrueda Bicentenario de ProColombia, iba con un objetivo exploratorio y tentativo de negocios, sin embargo, se llevó la sorpresa que más de 18 clientes se interesaron en sus joyas para que fueran vendidas en el exterior de inmediato. 

“Esta buena recepción de nuestra mercancía hizo que nos animáramos a inscribirnos en la Macrorrueda Virtual de Negocios 80 de ProColombia. En las citas que hemos tenido, la percepción de nuestra oferta ha sido buena. 

“Los compradores se sorprenden de la habilidad en temas de diseño y elaboración de producto. Tenemos grandes posibilidades de llegar a destinos como Estados Unidos, Panamá, Honduras, Chile y México”, contó la empresaria cucuteña.

De igual forma, Granados también le está apuntando a una nueva línea para empresas de marroquinería y calzados, al fabricar para ellos hebillas y herrajes. En esta misma línea, quiere ir de la mano con las tendencias actuales de la moda que incluye tecnología y servicios de las Industrias 4.0. 

A tal punto que lanzará una aplicación con realidad aumentada, con el fin de que sus clientas nacionales e internacionales tomen una foto de su rostro y poder ver cuáles son los aretes o collares que se adaptan mejor a su forma y color de piel.

La exportación de joyería colombiana llegó a US$954.000 durante el 2019, teniendo como principales compradores a Estados Unidos, Perú, Panamá, Suiza, Ecuador, España y Costa Rica, según cifras del Dane, con análisis de ProColombia.

De igual manera, los departamentos más exportadores fueron Bogotá, Cundinamarca, Antioquia, Valle del Cauca, Atlántico y Norte de Santander.

Image
La opinión
La Opinión