Escuchar este artículo

La economía colombiana crece, pero tiene defectos

Jueves, 21 de Noviembre de 2019
El economista Salomon Kalmanovitz dijo que la digitalización ha influido a que baje la oferta de empleo.

El crecimiento de la economía nacional del 3,3 % del PIB es brillante en un contexto regional que está a la baja. 

Sin embargo, la economía colombiana tiene sus “peros”, así lo aseguró Salomón Kalmanovitz, economista invitado al segundo Encuentro de sostenibilidad de Centrales Eléctricas de Norte de Santander (CENS).

Kalmanovitz explicó que el crecimiento en Colombia no es coherente con los datos de desempleo nacional (10,2 %).

“Esto se debe por el tipo de crecimiento, el cual es sectorial, ha crecido el sector financiero, el comercio, pero ninguno de los dos es intensivo en la contratación de mano de obra”, manifestó Kalmanovitz

El economista también dijo que la digitalización ha influido a que baje la oferta de empleo (cajeros y vendedores).

Por otra parte, el poco crecimiento de la construcción, la industria y la agricultura generó una destrucción de empleos que ha impulsado la tasa nacional.

“A pesar de que el comercio crezca, en Colombia no crece como resultado de la industria y la agricultura, sino por las importaciones. Tenemos un comercio que no crece en base a la producción nacional, en una columna lo llamé ‘crecimiento enfermizo’ porque no está generando empleos, buenos salarios o valor agregado”, dijo Kalmanovitz.

La principal causa de la ralentización de la economía mundial es la guerra comercial entre Estados Unidos, China y la Unión Europea.

Según Kalmanovitz, los daños por esta disputa entre potencias ya están hechos en las economías emergentes e incluso sus efectos se verán en el 2020. “No aprovechamos la baja en las importaciones de Estados Unidos, como si hizo México, pasará un tiempo hasta que se consolide la situación de paz comercial”, enfatizó.

Déficit comercial

El experto resaltó que una de los datos preocupantes de nuestra economía es que la balanza comercial tiene un déficit del 2,3 % del PIB.

“Las importaciones se han mantenido muy por encima de las exportaciones, el 70 % de estas son materias primas y representan solo un 16 % del PIB, mientras que en la región el promedio es del 22 %”, dijo.

Para Kalmanovitz, el costo país (transporte, tierras, energía, entre otros factores) son las claves para que las exportaciones agroindustriales colombianas estén estancadas en 12.500 millones de dólares.

“Nos falta diversificar las exportaciones, tener una gran renta petrolera revaluó la tasa de cambio, eso es una mala señal para las exportaciones y para que se importe mucho más. La desindustrialización es grave porque son capacidades y material humano que pierde el país”, explicó.

En el caso de Norte de Santander, Kalmanovitz dijo que hay un desempeño muy negativo de la industria, pero el crecimiento del sector agrícola y del comercio de los recursos naturales (carbón) mantienen a flote al PIB de la región.

Dalia Delgado dijo que se deben estructurar mejor las economías legales, especialmente en la zona rural, para brindar mayores oportunidades.

Economía rural

La coordinadora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), capítulo nororiente, Dalia Delgado, dijo que en el departamento estamos lejos de cumplir con las metas de los 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de la ONU.

“Uno de los grandes retos del departamento es generar valor agregado para la producción local y que esto permita mayores posibilidades de empleo. Así como, impulsar la formalización de la economía, crear nuevas líneas productivas y no centrarse solo en el sector comercio”, puntualizó Delgado.

Image
Daniel Villán Bustamante