Escuchar este artículo

Medicamentos se agotan por precios regulados

Martes, 29 de Enero de 2019
Tras la regulación los clientes compran en mayor cantidad.

Desde el primero de enero, las farmacias en Colombia empezaron a aplicar la nueva resolución de precios de medicamentos con la que el Gobierno Nacional incluyó una mayor proporción de productos que son adquiridos por los usuarios directamente y no por las EPS o los centros hospitalarios.

En total fueron 902 presentaciones comerciales entre las que se destacan antipsicóticos, antihipertensivos y anticonceptivos, que redujeron en un 50%, en promedio, sus precios y representarán ahorros anuales de $360.000 millones, según Minsalud.

Solo en anticonceptivos, los ahorros serán de $70.000 millones al año.

La circular 07, firmada por el anterior ministro de Salud, Alejandro Gaviria, aumentó el número de productos comerciales con precio controlado en Colombia, pasando a 1.929. 

Con esto, el país pasa de tener uno de los precios más altos a tener el tercero o cuarto más barato con respecto a los 17 países que se tienen como referencia. 

Le puede interesar Desde enero, medicamentos tendrán precios regulados

Los 902 nuevos precios fueron actualizados en las bases de datos de las farmacias en todo el territorio nacional. 

Inventarios se agotan más rápido 

En Cúcuta, los medicamentos regulados ya se están cobrando con los nuevos precios y algunas farmacias consideran que es una buena medida para los consumidores que antes no podían acceder a ellos por sus elevados precios.

Carmen Julia Ocampo, administradora de uno de los puntos de Drogas La Rebaja, en la avenida Guaimaral, explicó que los clientes se han mostrado contentos, y los vendedores se van enterando de los nuevos precios a medida que se van vendiendo productos.

Según Ocampo, las rebajas en los precios han ocasionado que se agoten muy rápido los inventarios de productos, que antes podrían durar más de dos meses.

“Es algo bueno para los consumidores, pienso que los medicamentos no deben ser tan costosos, porque es algo para salud”.

Lo que más se vende, según la administradora, después de los anticonceptivos son los medicamentos para el control de la tensión.

Andrés Gómez, uno de los vendedores de la Droguería Inglesa en la ciudad, dijo que la venta de los productos sigue igual por ahora, pero a largo plazo podría verse afectada “pues los medicamentos les durarán mucho más tiempo a las personas (por que llevan en cantidad)”.

Según el vendedor, el problema de los productos regulados es que no son los de consumo masivo, como la leche para bebés.

En la Droguería Social, Efraín Suárez, un vendedor que lleva más de 20 años en el negocio, considera positiva esta regulación, y agrega que en todo el tiempo que llevaba trabajando, es la primera vez que se hace.

“A mí me parece una medida muy favorable para la gente, por ejemplo, ayer llegó un señor buscando uno de esos medicamentos y desconfiaba que fuera el mismo, porque es muy barato, de una vez me pidió dos cajas”, dijo.

¿Cómo funciona el negocio?

Suárez tiene además su propia droguería en la que, al igual que la Social, se caracteriza por precios bajos.
Explicó que para surtir los negocios, los propietarios buscan depósitos en otras partes del país en donde se consiguen promociones y precios más económicos.

“Todo depende de dónde se compre, uno busca en despensas donde sea más baratos, en Bogotá o Bucaramanga”, dijo.

Por su parte, Yesenia Leal, propietaria de Farmayailín, explicó que normalmente las ganancias por cada producto están entre el 10% y el 20%.

Según Leal, lo que influye en esos casos es que los medicamentos vengan con precios sugeridos.

Además agregó que en el caso de los regulados, los inventarios que se había quedado antes de ponerse en marcha la circular, tuvieron que venderse con el nuevo precio, generándoles pérdidas.

Mujeres, las más beneficiadas

Wendy Jiménez, compradora habitual de las pastillas anticonceptivas Bellaface, expresó su gran satisfacción con la circular que regula los precios, pues antes gastaba en este medicamento $54.000 y ahora lo consigue en $12.698, lo que representa un ahorro del 69%.

“Yo estoy tomando las pastillas por un tratamiento que me recomendó mi médico para el acné y para los ovarios poliquísiticos, pero la EPS no me las facilita,  incluso pensé en dejarlas, porque ya no me estaba alcanzando para comprarlas, eran demasiado costosas”, dijo.

Jiménez aseguró que la nueva medida beneficiará no solo a ella, sino a muchas mujeres de su familia que usan ese y otros medicamento como método de planificación familiar, pues tiene menores efectos adversos.

“Es un producto muy bueno, a mí me lo recomendaron cuando estaba terminando mi carrera en la universidad, pero conocí casos de amigas que también lo necesitaban, pero por ser tan costoso no pudieron seguir comprándolo”, agregó.

En esta nueva regulación, el Ministerio de Salud y Protección Social comparó los precios de 10 mil medicamentos en los 17 países que el país tiene como referencia.

En el caso de los anticonceptivos, el Ministerio de Salud y Protección Social atendió inquietudes expresadas por Profamilia durante la fase de consulta.

Dado que el borrador expresaba el precio límite de los tratamientos en función de los miligramos de hormonas que tuvieran, se corría el riesgo que los laboratorios retiraran del mercado las de menor carga hormonal.

Todo por la salud

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada hora mueren en el mundo 1.200 personas por falta de acceso a medicamentos. Lo anterior, ha hecho que se culpe a la industria farmacéutica por querer enriquecerse y no aportar al mejoramiento de la salud.

En Colombia, según la OMS, al menos 28 millones de personas mueren cada año por enfermedades infecciosas tratables y enfermedades no transmisibles, una de las razones es que aunque existen los tratamientos, las personas de ingresos bajos no tienen cómo costearlos.

Image
Katherine Villamizar Leal