Escuchar este artículo

Mercado laboral, el gran reto para la competitividad de Norte de Santander

Lunes, 25 de Noviembre de 2019
El departamento se situó entre los 15 primeros en ocho de los 13 pilares que conforman el índice de competitividad.

Norte de Santander subió un puesto en el escalafón general del Índice Departamental de Competitividad (IDC) 2019, calculado por el Consejo Privado de Competitividad (CPC) y la Universidad del Rosario. En esta edición, el puntaje general fue de 5,13 sobre 10 y tuvo un incremento en el 61 % de los pilares analizados.

En esta edición, se analizaron los 32 departamentos del país y la ciudad de Bogotá. Además, el índice adaptó su cálculo a la nueva metodología del Foro Económico Mundial.

El departamento se situó entre los 15 primeros en ocho de los 13 pilares que conforman el índice: instituciones, adopción TIC, educación básica y media, educación superior y formación para el trabajo, entorno para los negocios, sistema financiero, sofisticación y diversificación e innovación y dinámica empresarial.

Las mejores clasificaciones para Norte de Santander fueron en los pilares de sofisticación y diversificación (6,78), educación básica y media (7,24) y el entorno para los negocios (6,99).

Los mayores incrementos se dieron en los pilares de adopción TIC (+1,0), especialmente por avances en emprendimiento digital, sostenibilidad ambiental (+0,7) e infraestructura (+0,6).

En el pilar de adopción TIC, se incluyeron empresas emprendedoras registradas en Apps.co, el porcentaje de hogares con computador y con teléfono celular.

Por subpilares, Norte de Santander obtuvo el primer lugar y 10 puntos sobre 10 en la cobertura de aseguramiento en salud y en diversificación de mercados de destinos de exportación.

El departamento estuvo entre los cincos primeros puestos en los subpilares de educación básica y media: cobertura neta en preescolar (puntaje de 8,49 y tercer puesto), cobertura neta en educación primaria (9,03 y cuarto puesto), puntajes de pruebas Saber 11 en colegios oficiales (9,73 y segundo puesto), cobertura bruta en formación universitaria (5,14 y tercer puesto), proporción de estudiantes matriculados en educación para el trabajo y el desarrollo humano en instituciones certificadas (8,46 y segundo puesto).

En el informe se destaca que los seis logros del departamento en educación básica y media fueron que en cuatro años más de 14.000 niños y niñas ingresaron al sistema escolar, que se mejoró el índice sintético de la calidad, se atendió con éxito la crisis migratoria, se constituyó la iniciativa de articulación interinstitucional, se oficializó la planta docente de los municipios del Catatumbo y se aumentó la cobertura.

Por su parte, en la adopción TIC hubo un excelente desempeño de 9,73 puntos en emprendimiento digitales (segundo puesto) y en el aumento del número de hogares con internet de banda ancha (6,97 y sexto puesto).

En el pilar de eficiencia de los mercados, el departamento se ubicó en los cinco primeros lugares en el indicador de facilidad para abrir empresas (8,59 y tercer puesto) y en el pago de impuestos (6,24 y quinto puesto).

El informe destacó iniciativas como la socialización de la metodología de medición Doing Business, con los actores regionales, permitió adelantar estrategias orientadas a identificar los principales cuellos de botella para hacer negocios y resolverlos en la región.

Entre los logros destacados están: la reducción del pago para obtener el certificado de uso del suelo y de la estampilla procultura; un mejor registro y formalización de empresas, del registro mercantil y la fusión de hasta siete trámites en las ventanillas únicas empresariales, proceso liderado por la Cámara de Comercio.

Por último, se destacó la reducción de la tarifa del impuesto departamental de registro, de 0,75 % a 0,3 % sobre los activos, reduciendo la carga impositiva sobre las empresas.

Finalmente, en el pilar de ecosistema innovador el departamento continúa siendo un referente en la diversificación de las exportaciones, un trabajo que se espera seguir fortaleciendo con la aprobación de las Zonas Económicas y Sociales Especiales (Zese), que permitiría la apertura de nuevas industrias y la llegada de mayor capital extranjero.

Lea además Las recomendaciones que dejó el nuevo informe de Competitividad

Los retos

El subpilar del mercado laboral es el mayor reto que tiene Norte de Santander en competitividad, la calificación general fue de 4,31 sobre 10, ubicándose en el puesto 29 de 33. La tasa de desempeño de mercado laboral tuvo un puntaje de 3,15 puntos y se ubicó en el puesto 32.

Estos resultados evidencian el mal momento del mercado laboral de la región, porque ninguno de los cinco indicadores evaluados supera los seis puntos. En temas como el empleo vulnerable (0,90 y puesto 31), tasa de desempleo (5,67 y puesto 29) y la tasas global de participación (3,66 y puesto 28), el departamento tiene mucho margen de mejora y los resultados se han mantenido frente al índice de año pasado.

A pesar de los buenos resultados en educación, el departamento obtuvo resultados negativos en inversión en calidad de educación básica y media (1,71 y puesto 27) y en inclusión al mercado laboral de los egresados del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), donde el puntaje fue de 1,60 y se ubicó en el puesto 26.

El mayor retroceso en los pilares se dio en el de salud (-0,8), esto por cuenta de un menor desempeño en el subpilar de calidad en salud  que tuvo un puntaje de 1,99 y se ubicó en el puesto 32.

Este resultado se puede deber a los problemas que ha tenido el sistema de salud para atender la gran cantidad de pacientes venezolanos que han llegado a los hospitales y clínicas de la región, los cuales han colapsado los servicios médicos, disminuyendo la calidad de los mismos para todos los usuarios.

Finalmente, la inseguridad sigue siendo una constante en la región y subpilares como la tasa de homicidios (3,63 y puesto 28), la tasa de secuestros (6,56 y puesto 30) y la de extorsión (5,62 y puesto 25), que aunque incrementaron sus puntajes se posicionaron más abajo en el escalafón.

Desde el Consejo Privado de Competitividad se destacó que los resultados de este año no son comparables con los del 2018, porque hubo cambios metodológicos importantes.

Los indicadores incluidos en la medición corresponden en su totalidad a “datos duros” provenientes de fuentes oficiales, como instituciones gubernamentales y entidades multilaterales.

Resultados generales

Los resultados del 2019 muestran que Bogotá obtuvo el primer lugar con una calificación de 8,30 sobre 10. Mientras que el promedio nacional fue de 4,81 puntos, por lo que la brecha es de casi cuatro puntos.

Antioquia se ubicó en el segundo puesto con una puntuación de 6,71, mientras que Santander fue tercero con un puntaje de 6,29 puntos.

En la comparación entre 2018 y 2019, no se presentaron variaciones en los diez primeros departamentos del escalafón. 

Rosario Córdoba, presidente del Consejo Privado de Competitividad, resaltó que incluir la totalidad de los departamentos es fundamental para avanzar en la meta de cierre de brechas regionales.

Por su parte, Alejandro Cheyne, rector de la Universidad del Rosario, señaló que al utilizar el nuevo marco del Foro Económico Mundial cada departamento puede hacer su propia priorización de políticas públicas para impulsar el desarrollo competitivo de los departamentos.

Este año el IDC presentó un diagnóstico por regiones, analizando la Amazonía, el Caribe, la región central, el Eje Cafetero y Antioquia, la Orinoquia, el Pacífico, los Santanderes y la Seaflower Region.

El Eje Cafetero tuvo el mejor puntaje promedio por regiones con 6, seguido de la región central con 5,71 y los Santanderes que tuvieron un puntaje de 5,66.

*Invitado por el Consejo Privado de Competitividad y la Universidad del Rosario

Image
Daniel Villán Bustamante