Escuchar este artículo

Productores agrícolas enfrentan heladas

Martes, 5 de Enero de 2021
Las bajas temperaturas pueden afectar los cultivos de la región.

El comienzo de 2021 ha generado cambios en el clima del país, y, como es habitual, se espera que se presenten heladas en las zonas del altiplano cundiboyancense, nariñense y en Norte de Santander. Sobre esta situación y sus efectos en el sector agrícola, el ministro de la cartera del campo colombiano, Rodolfo Zea, manifestó que los productores de estas zonas deben mantener la guardia arriba ante las heladas.

“La recomendación, que ejecuten medidas de prevención y mitigación frente a los posibles descensos hasta temperaturas mínimas, así como a los efectos del fenómeno de La Niña”,aseguró Zea.

El ministro agregó que las heladas se manifiestan cuando la temperaturadel aire desciende y se  acerca a los cero grados, o por debajo de cero, afectando pasturas y algunos cultivos como papa, hortalizas, frutales, flores y maíz, entre otros.

Las heladas se presentan cada año en zonas que se ubican en una altura cercana o por encima de los 2.400 metros. Por otra aprte, estas se dan en diciembre, enero, febrero y hasta mediados de marzo, que son meses con altas temperaturas diurnas, escasa nubosidad, vientos en calma y bajas precipitaciones.

El ministro resaltó que para 2021 la ocurrencia estará sujeta a condiciones presentes en el país por el fenómeno La Niña y otros eventos meteorológicos locales.

Desde la Mesa Técnica Agroclimática Nacional, liderada por el Ministerio de Agricultura en alianza con el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), y con el apoyo de gremios del sector agropecuario, la academia, secretarías de Agricultura, entre otros actores del orden nacional y local, se mantiene vigilancia sobre las diversas variaciones climáticas para brindar información y alertas a los productores agrícolas y pecuarios del país.

De acuerdo con los reportes del Ideam, ya hay registros de descensos de temperatura mínima en algunos municipios ubicados en los altiplanos cundiboyacense y nariñense y también en sectores de Santander, y en algunas otras regiones.

De acuerdo con la directora general del Ideam, Yolanda González, en el país está presente el fenómeno de La Niña, y por eso habrá periodos de altas temperaturas durante el día y descensos en la madrugada, que incluso pueden ocasionar helada.

Entre las acciones de prevención para afrontar las heladas, entre el Ministerio y el Ideam, emitieron una circular con recomendaciones para las alcaldías, los gremios y los productores agropecuarios.

Por su parte, el ministro Zea invitó a los agricultores y a los ganaderos a permanecer atentos a los reportes y alertas diarias del Ideam sobre los descensos de temperatura mínima en diferentes zonas del país, al igual que del fenómeno de La Niña.

Además, recomendó consultar la plataforma de AgroKit y el Boletín Agroclimático Nacional, que este mes trae recomendaciones para el manejo y control de las heladas.

Lea aquí: Gobierno reajustó avalúos catastrales en 3 %

Las recomendaciones

Algunas de las recomendaciones que hicieron desde el Ministerio y el Ideam para los productores agropecuarios que quieran proteger sus cultivos de las heladas.

Revisar el calendario de siembra, para que la floración o cosecha no coincida con las heladas. Que los cultivos estén preferiblemente en germinación, que es la fase de desarrollo más resistente a este fenómeno meteorológico.

Las plantas pueden afectase parcial o totalmente. No obstante, los daños también dependen de la especie a la que pertenecen.

Los productores deben fortalecer las medidas para enfrentar y mitigar los efectos de este evento climático de acuerdo con las características de cada cultivo.

Reducir actividades de laboreo para evitar la pérdida excesiva de humedad en el suelo. Sembrar en lotes en donde se facilite el riego o la captura de aguas lluvias. Se sugiere cubrir las plantas con coberturas plásticas.

Tener disponibilidad de agua en el lote para intensificar el riego de los cultivos y humedecer el suelo en horas de la tarde-noche.

Emplear coberturas vivas para evitar la deshidratación del suelo. Conservar arvenses o ciertas malezas en las calles del cultivo para disminuir el impacto de la radiación en el suelo.

Establecer o hacer mantenimiento a barreras vivas, las cuales disminuyen la incidencia directa de vientos fríos.

Además, mantener una adecuada fertilización de los cultivos porque los poco sanos son más susceptibles a las heladas.

También se debe propender por una agricultura ecológica, en armonía con sistemas silvopastoriles que proyectan sombra y evitan que la luminosidad de los rayos solares deseque el suelo.

Finalmente, lo recomendable para la ganadería es poder contar con fuentes de alimentos diferentes a la ingestión directa de pasturas y mantener las rotaciones de potreros.

Image
La opinión
La Opinión