Escuchar este artículo

Sigue cayendo el consumo en Cúcuta

Jueves, 2 de Marzo de 2017
Las exportaciones hacia Venezuela no levantan cabeza.

 

La venta de prendas y autopartes ya comienza a sentir el rigor del aumento del IVA que desde el primero de febrero subió tres puntos, de 16% a 19%. A esto se suma la devaluación del bolívar y el contrabando sin control.

Tulio Zuloaga, presidente de Asopartes, destacó que en diciembre se finalizó con buenas expectativas, porque el bolívar cerró a un peso; sin embargo, dos meses después la moneda venezolana se devaluó aún más, mermando la venta de repuestos en un 55%.

Las exportaciones hacia Venezuela no levantan cabeza y el contrabando sigue deteriorando la comercialización de repuestos en la frontera.

“Por las trochas sigue incrementándose el contrabando haciéndole un daño a la economía de los dos países, causando una depresión económica a los empresarios formales”, precisó 

La situación económica actual ha causado la reducción de personal e incluso el cierre de pequeños negocios o dedicarse a otras actividades en la frontera. 

Por otro lado, según el gremio de autopartes, a nivel nacional, a pesar de los indicadores económicos, este sector registró un leve crecimiento de 5% en sus ventas en diciembre. Sin embargo, en enero y febrero, el IVA mermó la venta de productos alrededor de un 10%.

Los productos que registraron una leve caída fueron llantas, baterías, computadores, plumillas, frenos y partes mecánicas. 

La corrupción de Odebrecht, la incertidumbre política tras el posconflicto y la inflación, son factores que influyen en la percepción del consumidor, y por eso se espera que este sector no crezca más de 2% este año. 

El mismo comportamiento negativo se están registrando en el sector de confección y textil, según el presidente ejecutivo de Inexmoda, Carlos Eduardo Botero, las ventas de unidades de vestuario en enero de 2017 cayeron 2%, comparando con 2016.

Las causas: la inflación del segundo semestre de 2016, un incremento del IVA en 2017, y la cautela de los consumidores, empezaron a generar efectos en las compras de los primeros meses del año.

Igualmente, debido a la incertidumbre desde el punto de vista económico,  en el primer trimestre las empresas están actuando con cautela a la hora de invertir, señaló el dirigente del gremio. 

Sin embargo, las expectativas para el segundo trimestre del año pueden ser alentadoras, y un aspecto importante e mencionar es la disminución de las tasas de interés del Banco de la República, lo que puede causar una recuperación en el consumo a mediano plazo. 

Botero indicó que si el Emisor continúa bajando las tasas de interés, sería una señal positiva para la industria textil, lo que puede crear un mejor clima para la producción, comercialización y el consumo de vestuario. 

Image
Cenay Sánchez