Formulario de búsqueda

-
Domingo, 7 Enero 2018 - 6:15am

Sobrevivir con el mínimo, ¿un acto de fe?

El 29,3% de los ingresos se destina a alimentos. Esto representa una inversión de $228.903 mensuales.

Película sí, pero en la casa y sin crispetas. Nada de ir a cine, mucho menos pensar en piscina ni un viaje al mar. El sol se toma en el patio de la casa y el mar se puede ver en videos y fotos por internet. 

No es humor negro, es falta de plata, lo mismo de lo que hoy se quejan millones de colombianos, especialmente los que se ganan el salario mínimo, los cuales ven con desdén el aumento del 5,9% a su sueldo aprobado recientemente por el Gobierno Nacional, con el aparente respaldo de las centrales obreras y los gremios empresariales del país.

Por esta fecha, como es costumbre, después de conocerse la variación del salario básico, es muy común escuchar frases como: ‘Pero si cada día todo está más caro’, ‘si ese sueldo no alcanza para nada’ y ‘como siempre es el pueblo el que lleva del bulto’, entre otras, haciendo alusión al descontento generado anualmente por el aumento, que para el 2018 dejó el sueldo en $781.242.

Vivir con el salario mínimo no es una tarea sencilla y así lo pudo comprobar La Opinión que en esta ocasión se dio a la tarea de calcular para cuánto alcanza realmente el sueldo con el que viven más de $1,7 millones de colombianos.

Hay que hacer magia

El salario mínimo tiene, como regla general, que alcanzar para la cobertura de las necesidades primordiales de una persona, es decir, para los gastos de la canasta básica: Alimentos, vivienda, vestuario, salud, educación, transporte, diversión, comunicaciones y otros gastos.

El principal problema al momento de hacer el cálculo es que el Departamento Nacional de Estadística (Dane) no tiene el costo de la canasta básica, así los denunció en diciembre pasado la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) durante el inicio de la mesa de concertación laboral. 

“Es inconcebible que el Dane no sepa cuánto cuesta”, dijo en su momento Fabio Arias, secretario general del sindicato.

Sin embargo, en 2012, el Dane elaboró el estudio ‘Participación de los grupos en la canasta familiar’, que medía como distribuyen los colombianos el salario mínimo. 

Tomando esos porcentajes como referencia y aplicándolo a las cuentas actuales, el principal resultado es que las personas con un salario básico tienen que pedir prestado o quitar dinero de otros rubros para hacer algo tan básico como ir a cine.

La destinación para diversión, entendiendo que gran parte del sueldo (67,3%) se va en alimentación y vivienda, es de cero pesos. Entonces para ir a ver película no hay plata y para viajar tampoco. No se puede ni asistir a la iglesia, porque hay que diezmar.

Para lo otro que hay una baja inversión es la compra de vestuario. En 2012, los colombianos invertían el 1,31% en estos productos. Hoy, con el salario de 2018, esto representa $10.234 mensuales. 

Entonces, si la meta es comprar este año un pantalón y una camisa, cada uno por un valor de $60.000 y sumarle unos zapatos de $80.000, el trabajador tiene que ahorrar eso diez mil pesos durante 20 meses de trabajo para darse ese gustico. 

La historia se repite, en proporciones menores, en los demás renglones de la canasta básica. Por ejemplo, para comprar alimentos serían $228.000 mensualmente y un mercado semanal para dos personas, incluyendo proteínas, verduras, frutas, productos no perecederos y de aseo, cuesta cerca de $100.000 semanales. Según esto, para la alimentación básica, sin ir a restaurantes, se requieren $400.000 al mes.

Al respecto, Arias ha destacado que de acuerdo con el análisis hecho por el grupo económico de la CUT, un colombiano, para cubrir sus gastos fundamentales, necesita 2,3 salarios mínimos actuales, unos $1,8 millones.

Pero la idea de aumentar tanto el salario no es muy buena, así lo han asegurado reiteradamente economistas y analistas de todo el país.

Mario Zambrano, economista y docente universitario, señaló que en Cúcuta un incremento exagerado del salario pondría el riesgo el funcionamiento del tejido empresarial de la ciudad, compuesto en un 96% por micro y pequeñas empresas, incapaces de absorber estos gastos porque impactarían directamente en los costos de funcionamiento de las mismas, impidiéndoles ser competitivas, un hecho que terminaría con la eliminación de puestos de trabajo o el cierre de ellas.

Jorge Andrés Ríos Tangua

jorge.rios@laopinion.com.co

Periodista económico del diario La Opinión.

Suscríbete y recibe las últimas noticias de La Opinión
Publicidad
Publicidad

Comentarios

Publicidad
Publicidad

Publicidad
Cúcuta
Artículo

Reclamo a las autoridades por muertes violentas en Cúcuta

Una inusual protesta en el cruce de la Diagonal Santander con la avenida 0.

Mario Caicedo
Entretenimiento
Artículo

Lo que se vio en la feria del calzado y marroquinería

Se organizaron más de 22 desfiles parala temporada primavera-verano.

Colprensa
Publicidad
Economía
Artículo

El cucuteño a cargo de un emporio comercial

Jansen Estupiñán fue jefe de seguridad y supervisor de El Gransan.

Internet
Región
Artículo

Ocaña: control a venta libre de medicamentos

Instruyen a las cabezas de familia sobre los efectos negativos.

Cortesía
Publicidad
Región
Artículo

Catatumbo: nace Red de Aliados Estratégicos

Se promoverá una única visión compartida de territorio.

Cortesía
Región
Artículo

En Chitagá y Labateca construyen puentes interveredales

La obra consiste en reemplazar el antiguo sistema de guayas y tablones.

Cortesía
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Cultura
Artículo

Obra pictórica de César Herrera llega a Brasil con sus colores

Su carrera en la creación artística tiene un recorrido de éxito. 

Archivo La Opinión
Por los barrios
Artículo

Atalaya: insisten en darle vida al centro de trauma

 La propuesta aún está en papel y se encuentra radicado en el Instituto Departamental de Salud.

Archivo La Opinión
Publicidad
Economía
Artículo

Marroquineros cautivaron a clientes internacionales

Culminó la Feria Internacional del Cuero.

Cortesía
Cúcuta
Artículo

Cúcuta se vistió de clásico

Un recurrido de cerca de cinco kilómetros por calles céntricas de la ciudad.

Luis Alfredo Estévez
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.