Escuchar este artículo

¿Subirán los precios con la reapertura vehicular en la frontera?

La economista Carolina Soto, quien fue codirectora del Banco de la República, habló con La Opinión sobre la reapertura comercial con Venezuela y de otros temas.

Durante el primer mes de reapertura comercial con Venezuela, en la frontera entre Norte de Santander y Táchira, se movilizaron 1.552 toneladas, las cuales representan 2,25 millones de dólares, cifra que consideran positiva para los gremios de empresarios y el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Germán Umaña.

La Opinión conversó con la economista Carolina Soto, quien fue codirectora del Banco de la República, ex viceministra general de Hacienda y es asociada sénior de la firma Dattis Comunicaciones, quien estuvo en la ciudad para dar una conferencia, durante la entrega de los premios Las Mejores Empresas de Norte de Santander que organizó este diario, el jueves pasado.


Lea además: Los planes de Farmatodo para el área metropolitana de Cúcuta


Soto habló sobre las expectativas que ha generado la reapertura fronteriza y  del efecto que puede tener en Cúcuta el reinicio del tránsito vehicular por los puentes internacionales.

¿Cómo ve el reinicio de relaciones comerciales con Venezuela por Norte de Santander?

Nosotros tuvimos un comercio muy dinámico con Venezuela. Logramos un máximo de exportaciones en el 2008 de 7.000 millones de dólares, pero de ahí en adelante, básicamente, las exportaciones se han mantenido muy marginales.

¿Qué se puede esperar?

Con la facilidad que se le da al comercio binacional, sí se espera un nuevo dinamismo, ya el ministro –de Comercio- ha dicho que la meta es llegar a tener unas exportaciones de 800 millones de dólares en total para este año, que es un muy buen nivel frente a los 300 millones de dólares que hemos visto en el último año. Entonces, eso ya es una ganancia, porque es duplicar las exportaciones que traíamos.

¿Qué se debe tener en cuenta en esta reapertura comercial?

La economía venezolana no es la que conocimos en ese momento de auge. La economía venezolana hoy es una tercera o cuarta parte de lo que fue en el 2008. Entonces, no podemos exportar otra vez ese monto tan significativo que observamos en esa época, tiene que recuperarse también la economía venezolana, las condiciones logística y de infraestructura tienen que ir mejorando, para facilitar un dinamismo mayor. Pero todo esto no quita que sea una gran oportunidad para Norte de Santander y para Colombia.


Le puede interesar: Baja desempleo en Cúcuta a 11,7% y es tercera en informalidad con 67,9%


¿Es viable la meta del ministro de Comercio, Germán Umaña, para el próximo año?

La meta que ha anunciado el Gobierno para el próximo año, de venderle al vecino país entre 1.800 millones y 2.000 millones de dólares, es una meta posible, es ambiciosa, pero, pues viendo de dónde partimos -de los 330 millones de dólares que fue lo exportado el año pasado-, sí creo que es un motivo, en todo caso, de oportunidad y de esperanza para las dos naciones y para Norte de Santander sin duda.

 

Carolina Soto

(Francisco Unda y las economistas María del Pilar López y Carolina Soto durante el conversatorio, en la gala de Las Mejores Empresas. / Foto: La Opinión)

¿La reapertura vehicular de la frontera puede generar inflación territorial o escasez de productos en Cúcuta?

Creo que de nuevo estamos en condiciones de poder atender una mayor demanda. De acuerdo con lo que he estado conversando con varios empresarios de Cúcuta, lo que veo es que se venía teniendo un comercio binacional, a través de las trochas o de los caminos no formales, pero venía teniéndose y atendiéndose una demanda importante en Venezuela. Ahora, tendríamos la oportunidad de hacerlo de una forma más regular, legal, para seguir dando abastecimiento a los vecinos más próximos. 

¿Pueden subir los precios?

Puede que haya una presión adicional, se estimule un nuevo canal de comercio y permita que haya más flujo y esto genere un poquito de presión en los precios, pero no creo que vaya a ser desbordada o que vaya ser una inflación particularmente alta, mayor a lo que ya hemos visto, dado el comportamiento general de la economía colombiana y el contexto internacional.

¿Qué puede pasar con la inflación en Colombia?

Pensábamos que una inflación de más de dos dígitos ya era tema superado. Desafortunadamente, ha sido un fenómeno global. En buena parte, hemos tenido presiones de oferta, presiones de demanda, muchos factores internacionales jugando en este incremento de los precios, también domésticos. La inflación de septiembre pasado de 11,44% es preocupante. Tenemos un Banco de la República, la autoridad competente y muy consciente, al frente de esta situación, que está tomando las medidas que se requieren para frenar ese crecimiento de precios y mandar las señales adecuadas.


Lea también: Conozca más de los ganadores de los premios Las Mejores Empresas


¿Lo precios pueden ceder?

Hay distintos factores que han venido quitando un poco de presión en los precios, como las medidas del Banco de la República, los costos logísticos que afectaron tanto al comercio internacional el año pasado y que generaron este aumento en los fletes, ya han venido cediendo. El pacto en las tarifas de energía eléctrica, el aumento en la gasolina, pero de forma gradual y que, de acuerdo con los cálculos del Ministerio de Hacienda, no debe impactar en más de una o dos décimas la inflación. La tasa de cambio sí nos está afectando todo el componente importado y esto podría demorar un poco la reducción de la inflación.

¿Cuál es su proyección del Índice de Precios al Consumidor? 

No esperaría que la inflación suba mucho más de lo que de los niveles de ahorita, debe estar alrededor del 11% al cerrar 2022 y comenzar a ceder gradualmente a partir de 2023. Creo que desde el segundo semestre del próximo año vamos a ver cifras de inflación más alentadoras, va a terminar alrededor del 7%. Esas son las expectativas que tienen los agentes, de pronto un poquito menos, para volver a acercarse a la meta que tiene el Banco de la República del 3% a partir del 2025.


Le aquí: Alkomprar Cúcuta, la tienda que más factura en el oriente colombiano


¿Qué deben hacer las autoridades para bajar la informalidad laboral en Cúcuta y generar empleo?

Además de las fallas estructurales del mercado laboral en Colombia, Cúcuta tiene un flujo constante migratorio que fomenta en cierto modo una mayor informalidad. 

El alcalde Jairo Yáñez ha tenido una preocupación con el tema de informalidad, pero hay factores que él no controla claramente. Los mecanismos que se han establecido para la contratación y para facilitar también el estatus de los migrantes garantizan cierta tendencia a una mayor formalidad.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
Leonardo Favio Oliveros Medina
Leonardo Favio Oliveros
Martes, 1 de Noviembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión