Escuchar este artículo

Tregua entre China y EE.UU. beneficiará a Colombia

Jueves, 16 de Enero de 2020
El dólar se fortalece.

Aunque para algunos el acuerdo que alcanzaron Estados Unidos y China para iniciar una tregua que tiene el fin terminar definitivamente la guerra comercial es un tema lejano, lo cierto es que los efectos económicos en Colombia son inmediatos.

Aunque no fue muy notorio por su intensa fluctuación en los meses anteriores, ayer el dólar abrió al alza, justo después de la firma de Donald Trump del pacto con delegados del gobierno chino. La moneda extranjera abrió la jornada 16 pesos más caro que el miércoles y ese mismo día superó de nuevo los $3.300, después de llevar lo corrido del 2020 con un valor por debajo de los $3.200.

Otro de los efectos directos, según el profesor asistente de Economía de la Universidad de Los Andes, David Pérez Reyna sería un aumento en la confianza de los inversionistas internacionales, pero esto dependería del comportamiento de la tasa de cambio, que, al menos en las dos jornadas pasadas aumentó.

Aunque algunos expertos aseguraban en días pasados que la tasa de cambio podría bajar una vez se alcanzara un acuerdo binacional, lo cierto es que la falta de un pacto de fondo entre Estados Unidos y China genera que los efectos en la economía mundial no sean tan previsibles y que haya que mantener estrategias de control económico interno como una manera de evitar efectos no esperados.

“Si bien este acuerdo inicial representa un avance positivo, la ausencia de un acuerdo estructural entre China y Estados Unidos mantiene algún grado de incertidumbre entre los empresarios, por lo que es importante mantener el monitoreo sobre la evolución de este tema”, afirma María Claudia Lacourte, directora de la Cámara de Comercio Colombo-Americana, AmCham Colombia.

En el aspecto estrictamente arancelario, la experta destaca que el país sale beneficiado.

Sin embargo, no todos los efectos son positivos tras la firma de un acuerdo. “Un efecto malo es que con el conflicto comercial tanto EE.UU. como China empezaron a buscar nuevos proveedores, y Colombia podría haber sido considerado. Con el acuerdo, ya no está esa posibilidad gratis, y toca volver a competir”.

Image
Colprensa
Colprensa