Escuchar este artículo

Trump anuncia que quiere un tratado de libre comercio con Brasil

Miércoles, 31 de Julio de 2019
El presidente estadounidense se deshizo en elogios a su homólogo brasileño Jair Bolsonaro.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que quiere negociar un acuerdo de libre comercio con Brasil y se deshizo en elogios a su homólogo brasileño Jair Bolsonaro.

“Tengo una gran relación con Brasil. Tengo una relación fantástica con su presidente. Es un gran caballero. Creo que está haciendo un gran trabajo”, dijo Trump a periodistas en la Casa Blanca. 

“Vamos a trabajar en un acuerdo de libre comercio con Brasil. Brasil es un gran socio comercial”, agregó.

Trump apoyó con entusiasmo la idea de que Bolsonaro nombre a su hijo como embajador en Estados Unidos, en la última muestra de sintonía entre los dos gobernantes de derecha.

“Creo que es un gran nombramiento”, afirmó, al considerar “excepcional” a Eduardo Bolsonaro, un abogado y diputado de 35 años, cuyo posible nombramiento es sumamente cuestionado en Brasil por diplomáticos y políticos que lo ven como un gesto de nepotismo.
   
¿Con o sin Mercosur? 
   
Al anunciar su voluntad de negociar un acuerdo comercial, Trump se limitó a mencionar a Brasil, y no al Mercosur, la unión aduanera integrada por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, que acaba de firmar un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea (UE).

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, de visita en Sao Paulo, señaló incluso que “Mercosur está bastante ocupado ahora en finalizar su acuerdo con la UE” y que “sería complicado (para el bloque sudamericano) tratar de hacer las dos cosas simultáneamente”.

El viceministro brasileño de Economía, Marcos Troyjo, encargado de Comercio Exterior, dijo a la AFP que Brasil, que acaba de asumir la presidencia pro-témpore del grupo, “tratará de que las conversaciones (con EEUU) incluyan a los socios del Mercosur”, pero que “mantiene las dos vías abiertas”.

“Si las modalidades (de un acuerdo con EEUU) envolviesen cuestiones arancelarias, (Brasil) tendría que negociar conjuntamente con sus socios del Mercosur”, pero si ese no fuera el caso, la negociación “podrá ser entre Brasil y Estados Unidos”, dijo Troyjo.

Esta última modalidad podría concernir medidas de facilitación de comercio, cuestiones de propiedad intelectual o de convergencias regulatorias, precisó.

Hizo notar sin embargo que existe actualmente “una gran convergencia entre los presidentes Bolsonaro, Trump y (el presidente argentino) Mauricio Macri”, que tienen “una excelente relación, buena conexión y empatía”.

La relación entre Estados Unidos y Brasil cobró nuevo impulso desde la llegada al poder en enero de Bolsonaro.

Tras recibir a su par brasileño en marzo en Washington, Trump dijo que “Brasil y Estados Unidos nunca han estado más cerca”.

El comercio de bienes y servicios de Estados Unidos con Brasil sumó 103.900 millones de dólares en 2018, con exportaciones por 66.400 millones e importaciones por 37.500 millones, según la oficina del representante comercial de Estados Unidos (USTR).

Acuerdo UE-Mercosur 

Ross instó a Brasil y al Mercosur en su conjunto a prestar atención a cláusulas del acuerdo con la UE que sean “contradictorias o puedan obstruir las negociaciones de libre comercio con Estados Unidos”, recordando que Washington y Bruselas mantienen diferendos en los sectores automovilístico, farmacéutico, químico y de la alimentación, entre otros.

“Para nosotros es importante que ustedes no coloquen nada (en ese acuerdo) que dificulte a Estados Unidos firmar un acuerdo separado con Brasil o con Mercosur o con ambos”, subrayó en una rueda de prensa en la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Brasil (Amcham Brasil).

El secretario de Comercio estadounidense será recibido el miércoles en Brasilia por Bolsonaro y los ministros de Economía, Paulo Guedes, e Infraestructura, Tarcisio Freitas.

Le puede interesar China le abre las puertas al aguacate hass colombiano

Negociaciones China-EE.UU.

Las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos esta semana en Shanghái fueron “constructivas”, indicaron ambas partes, que se dieron de nuevo cita en septiembre.

“Las dos partes llevaron a cabo intercambios en profundidad, francos, eficaces y constructivos en las principales cuestiones de interés común en materia económica y comercial” que se reanudarán en septiembre en Estados Unidos, indicó la agencia oficial Xinhua.

Según la Casa Blanca, que también tildó de “constructivas” las negociaciones, “la parte china confirmó su compromiso de aumentar las compras de exportaciones agrícolas de Estados Unidos”.

Desde el año pasado, las dos potencias económicas están enfrentadas en una guerra comercial que se ha traducido en la aplicación de aranceles mutuos por valor de más de 360.000 millones de dólares de intercambios anuales.

Esta nueva ronda de negociaciones, la duodécima entre las dos primeras potencias económicas mundiales, es la primera desde el fracaso del mes de mayo y fue relativamente breve.

Tras apenas cuatro horas de negociaciones a puerta cerrada el miércoles, las dos delegaciones posaron para una foto de familia y el representante estadounidense de Comercio, Robert Lighthizer, así como el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, se fueron al aeropuerto sin hacer ninguna declaración.

Tampoco hizo ninguna declaración el vice primer ministro chino Liu He, cercano al presidente Xi Jinping, que lideraba la delegación china.

La crisis comercial también llegó al dominio tecnológico, con la decisión de la administración estadounidense en mayo de poner al gigante tecnológico Huawei en una lista negra por razones de seguridad.

“Ese es el problema con China, simplemente no cumplen. Nuestra economía se ha vuelto mucho más grande que la economía china en los últimos tres años”, añadió Trump, cuyas declaraciones afectaron a la baja a los mercados.

Image
AFP
AFP