Escuchar este artículo

Venta de pescado en Semana Santa ya no es lo mismo que antes

Martes, 27 de Marzo de 2018
Los cucuteños ya no se aglomeran masivamente como antes en Cenabastos.

A las 3:00 de la mañana se abren las puertas del galpón azul en la Nueva Sexta donde los vendedores de pescado se preparan para recibir a sus clientes que hoy, son menos que hace tres años y vienen por precios más económicos.

Semana Santa se caracteriza por ser la mejor temporada para estos comerciantes, que por tradición hacen sus mejores ventas desde el lunes hasta el Jueves Santo.

Sin embargo, los tiempos han cambiado. Los compradores ya no se aglomeran masivamente como antes en la Central de Abastos de Cúcuta (Cenabastos) y la Nueva Sexta, ni compran las mismas cantidades.

Así lo considera el vendedor Jaime Sampallo, quien dijo  que antes el volumen de venta era hasta el triple de lo que se vende ahora.

“Por ejemplo, si se traían 1.000 kilos se vendían 3.000 kilos, hoy se traen 1.000 kilos y se venden 1.000 kilos”.

Según Sampallo, las ventas han bajado 60% por factores relacionados al poder adquisitivo de las personas, desempleo y la influencia de habitantes venezolanos que atropellan la mano de obra local.

“El pescado ya no es asequible para todo el mundo, porque ahora no es barato”, expresó.

El más costoso de los pescados es el bagre, un kilo en su establecimiento se consigue en $15.000 lo que ha ocasionado que los consumidores se inclinen por  otras variedades.

Son casi las 10:00 de la mañana y en la mayoría de los puestos no ha vendido la mitad del inventario que se tiene para el día.

Precios ‘elevadísimos’

En el local de Luis Angarita, uno de los más frecuentados, su esposa Jackeline Fuentes dice que este año trajo la mitad del pedido en cachama, pues por ser más económica es lo que más se vende.

Cada kilo de cachama se consigue en $7.000, la más económica.

En total, trajo 2.000 kilos de pescado, de los cuales la mitad fue de cachama y la otra mita entre bagre, bocachico y mojarra.

Según Fuentes, a la Nueva Sexta, que es donde más se consigue pescado, ya no llegará más pedido porque todavía hay en conserva.

En general, aseguró que los precios están “elevadísimos”.

“Un bagre que se conseguía en $8.000 en diciembre, hoy está a $14.000, la cachama estaba en $5.000 hoy se consigue a $7.000. La mojarra se mantuvo, $9.000.

Seguido a este local, está Manuel López, un consumidor que espera sus vueltos luego de haber comprado un kilo de bagre.

Según López, en solo veinte días los precios se encarecieron, el bocachico –su preferido– subió casi $3.000, y el bagre también.

¿Qué piden los cucuteños?

Se puede conseguir desde cachama, róbalo, mojarra, trucha, bocachico hasta todas las variedades de bagre como rayado, negro, blanco, toro, manta, entre otros.

Aunque hay para todos los gustos, los pescados más apetecidos por los cucuteños son el bagre rayado, la mojarra y el bocachico.

Sin embargo, el vendedor Rigoberto Angarita aseguró que ahora los clientes están prefiriendo la cachama y la mojarra, como antes se pedía el bocachico.

“Antes, a todo el mundo le gustaba el bocachico, ahora pasó de moda, las nuevas generaciones de jóvenes quieren comer cachama y mojarra”, expresó.

Hoy vende de cachama 1.000 kilos y de bocachico solo 100 kilos, una variedad muy escasa. La mayoría del pescado viene de Arauca. 

Según Angarita, años atrás, antes del mediodía, ya había vendido todo su inventario. Hoy espera finalizar sus ventas a las 3:00 de la tarde, sobre todo, el jueves, cuando viene más gente.

Recomendaciones

Verificar el estado del pescado, que tenga los ojos traslucidos y brillantes, sus agallas con color rojo y vivo, además de una textura brillante, piel firme y elástica al tacto, escamas adheridas a la piel y olor marino pero no fuerte.

El pescado fresco siempre debe estar refrigerado por lo que debe mantenerse la cadena de frío en caso de que no se vaya a consumir de inmediato.

En caso de que vaya a comprar pescado seco se debe tener presente el olor y el color, que debe ser entre blanco y amarillo, sin manchas rojas.

Pescado seco, otra alternativa

El pescado seco (bagre o bocachico) comprende otro tipo de mercado. Aunque están en el mismo establecimiento, hay vendedores que se dedican a comercializar solo esta variedad.

El vendedor Miguel, más conocido como el Indio, expresó que lo bueno de este pescado es que se puede preparar de diferentes formas, todo va en el proceso que se tenga para sacarle la sal.

Otra de las ventajas de este pescado es que puede almacenarse por más tiempo y no corre el riesgo de dañarse.

Sin embargo, hasta esta venta llega la crisis, según él, un kilo de pescado entre $15.000 o $20.000 “es muchísima plata”.

Carmen Rosa Sanguino, quien también vende pescado fresco, aseguró que salar y secar pescado es una oportunidad cuando las ventas del pescado fresco están flojas.

“Son pescados que no se venden, uno los sala y los guarda”, expresó.

Según Sanguino, comprar el pescado ya salado es mucho más caro, pues así tendrían que venderlo por encima de $20.000.

Image
Katherine Villamizar Leal