Escuchar este artículo

Alerta epidemiológica

Viernes, 12 de Noviembre de 2021
Colombia es el segundo país de América donde más circula el dengue después de Brasil y el de más mortalidad por esa enfermedad, en proporción con la población actual.

La pandemia del coronavirus que hemos venido padeciendo en los últimos 18 meses concentró la casi totalidad de los recursos, instalaciones y esfuerzos de las autoridades de la salud para la atención oportuna y los cuidados especiales requeridos por sus víctimas y damnificados. Esto ha ocurrido así no solo en Colombia sino en el resto del mundo.

A raíz de las congestiones en clínicas, hospitales y puestos de salud y para no exponerse a las aglomeraciones como lo pidieron las autoridades, miles de pacientes de otras enfermedades no volvieron a las consultas y chequeos de rutina, o abandonaron e interrumpieron sus tratamientos. También pasó lo mismo con niños que no lograron completar sus esquemas tradicionales de vacunación contra enfermedades contagiosas y virales.

Si bien es cierto que en Colombia hemos estado avanzando en lo que respecta a la vacunación y se hace un gran esfuerzo por parte de las autoridades nacionales y territoriales, es posible también que un alto porcentaje de los aumentos de los contagios de COVID-19 de los últimos días, guarden relación con esas circunstancias.

Esta es una de las razones por las que el Ministerio de Salud ha dispuesto continuar la alerta epidemiológica en todo el territorio nacional. Desde mediados de setiembre se registra un preocupante aumento de casos de dengue en el país. Norte de Santander está entre las regiones que reportan un comportamiento por encima de lo esperado y existe una alta probabilidad de que Colombia ingrese en un nuevo ciclo epidémico a finales de este año o principios de 2022.

“Se hace un llamado a la comunidad teniendo en cuenta que juega un papel importante en la prevención de los casos de dengue, entendiendo que la mayoría de los criaderos del mosquito se encuentran dentro de las viviendas por lo que este riesgo se puede reducir substancialmente con la recolección y eliminación de cualquier recipiente que pueda almacenar agua inadecuadamente”, ha recomendado la subdirectora de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud, Claudia Cuéllar.

En la misma línea, agregó que es importante lavar y cepillar las albercas, cambiar el agua de floreros y bebederos de mascotas de forma permanente y tapar los recipientes de almacenamiento de agua.

Según datos del Instituto Nacional de Salud (INS), emitidos en su boletín epidemiológico semanal de finales de septiembre, se registraban en el sistema 28.124 casos de dengue, 13.934 (49,5 %) sin signos de alarma, 13.698 (48,7 %) con signos de alarma y 492 (1,7 %) de dengue grave. A esto se suma que, la incidencia nacional del dengue es de 90,9 casos por cada 100 mil habitantes en riesgo.

La enfermedad viral transmitida por ciertos tipos de mosquitos se presenta a menudo de forma inespecífica y con fiebre, lo que conlleva un alto riesgo de diagnóstico erróneo en ausencia de confirmación por el laboratorio, especialmente en países donde circulan muchas otras enfermedades infecciosas.

Colombia es el segundo país de América donde más circula el dengue después de Brasil y el de más mortalidad por esa enfermedad, en proporción con la población actual. Nuestra situación fronteriza también nos expone y hace más vulnerable.

Hay que reconocer que en Norte de Santander las autoridades de salud están en alerta permanente y no se han quedado cruzadas de brazos. Sin embargo, no están de más la intensificación de las campañas de prevención y pedagogía, así como la colaboración de la comunidad. Es la gran tarea de salvar vidas.
 

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas