Escuchar este artículo

Apuntes sobre el virus

Jueves, 20 de Agosto de 2020
Los ciudadanos deben comprender que cuidarse ellos es cuidarnos todos.

Cuando ya vamos para el primer semestre de la pandemia hay datos preocupantes para Norte de Santander sobre el comportamiento del virus, como sobre la forma en que la gente ha reaccionado ante este histórico problema sanitario.

Lástima que -por ejemplo- no tengamos aquí en la región la misma capacidad de reacción para subsanar los problemas empresariales y de desempleo y hacer descender rápidamente esos índices económicos, en la misma proporción que lamentablemente comenzó a moverse la COVID-19.

Veamos esto. al hacer la comparación entre el 19 y el 20 de agosto, cuando los casos de contagio saltaron de 211 a 602 en el departamento, se advierte que entre esas fechas el crecimiento fue del 285 por ciento, lo cual incluso nos puso entre las cinco regiones con más contagios reportados ayer por el Ministerio de Salud, después de Bogotá, Valle, Cundinamarca y Antioquia.

El mismo Instituto Nacional de Salud dio a conocer un informe donde calcula que el pico de la pandemia, para el caso de Cúcuta se daría en octubre, en un hecho que nos indica que de ser cierto ese estimativo, la propagación permanecerá de forma acelerada durante las próximas semanas.

Pero no es solo llegar a la cima, sino que en el evento que la comunidad en muchos sectores continúe negándose a acatar las medidas de control sanitario y a adoptar las acciones de bioseguridad requeridas, el más grave riesgo que se corre es el de colapsar el sistema de atención especializada en los hospitales y clínicas, lo cual equivaldría a que la cifra de personas  fallecidas por coronavirus también se desborde.

Habrá que confiar en que los ciudadanos al empezarse a dar cuenta que esas cifras diarias, que ya no son estadísticas frías sino personas de carne y hueso que van cayendo en la epidemia, amenazando con contagiar su entorno de familiares y amigos, empiecen a comprender que cuidarse ellos es cuidarnos todos. En este momento es igualmente importante que se despliegue por parte de las autoridades de salud en el área metropolitana de Cúcuta, así como en Pamplona y Ocaña, por ejemplo, las acciones de búsqueda activa de contagiados mediante la aplicación de pruebas, para descubrir a los asintomáticos y aislarlos  y a quienes desarrollen síntomas prestarles la atención debida. Esa es una tarea inmediata.

Deben hacerse muchas pruebas y garantizar que los laboratorios que las analizan cuenten con los elementos necesarios para evacuarlas y comprometer -so pena de sanciones  que vayan hasta la posibilidad de cierre- a las EPS para que hagan lo mismo con sus afiliados.

Entre más información basada en esas pruebas se tenga sobre la presencia del virus, podrán adoptarse las rápidas acciones de control del contagio.

De otra parte, hay un aspecto muy negativo que ha sacado a relucir esta pandemia en el comportamiento de algunas personas, y es su aversión y ataque sin fundamento contra el personal médico y de enfermeras buena parte de los cuales están en la llamada primera línea de lucha contra el virus.  El último caso de esta naturaleza acaba de registrarse contra el médico intensivista Arturo Arias contra quien sacaron un panfleto denigrante.

Acciones de esa naturaleza hablan muy mal de una sociedad e indican que es urgente promover campañas de cambio de comportamiento, de respeto hacia los demás  y de inculcar de manera urgente los valores éticos ciudadanos.

Image
La opinión
La Opinión