Escuchar este artículo

Asuntos fronterizos

No debería esperarse hasta último momento antes de abrir el paso de vehículos en enero, sin definir detalles tan importantes que deben ser suficientemente estudiados y precisados.

La frontera colombo-venezolana en especial entre Norte de Santander y Táchira que es la más dinámica, confirma su importancia con los temas que en la actualidad se tienen en la agenda común de ambos gobiernos.

Para confirmar que es una región de dinamismo, saltar de 2.5 millones de dólares el intercambio binacional, en el primer mes luego de la reapertura, a diez millones de dólares en los siguientes treinta días, ya muestra una multiplicación por cuatro de la recuperación de las operaciones de comercio exterior por esta zona.

De lógica que todo podría ser mejor si por ejemplo se empieza a estructurar una estrategia contra la que Analdex denomina ‘mafia de la frontera’ que cobra peajes por pasar mercancía por las trochas, y avanzar de manera urgente en asuntos de seguridad y reglas arancelarias claras.

Seguir en este proceso gradual y diario para ir sorteando los temores de los empresarios y de superar obstáculos con Venezuela como el de la expedición de permisos, en el que ya se ha ido avanzando aunque todavía está sin definir la apertura de los consulados colombianos en el vecino país; esto es parte de la meta inmediata de quienes en la región y el país le apostaron a recuperar siete años de tiempo perdido.

Y para que vuelva a ser la frontera más activa de América Latina hay un elemento que se tiene pensado activar a partir del primero de enero del año entrante, que se relaciona con el libre paso vehicular por los puentes internacionales. Pero este tema genera muchas inquietudes.

Muchos hablan de imponer el pico y placa fronterizo para limitar el número de automotores que desde el otro lado del río Táchira ingrese a Norte de Santander, por razones importantes.

El debate que ha surgido es por el suministro de combustible a ese parque automotor extranjero que entre y salga desde el vecino país, pensando esencialmente en el cupo de gasolina y ACPM subsidiados que, entre otras cosas, se acaba mucho antes de que termine el mes. Esto probablemente hará que le quiten a la región el subsidio de gasolina que se tiene actualmente.

En el tablero se puso la iniciativa de convertir las bombas de Villa del Rosario en estaciones de servicio internacionales para que atiendan a esos clientes, cobrándoles el galón a precio nacional. Esa iniciativa tiene algunas dudas.

Si eso fuera así,  los dueños y poseedores de los 69.917 vehículos venezolanos que están registrados y pagan impuestos en la región podrían ir a tanquear a estaciones en Cúcuta o Los Patios, mostrando la tarjeta de registro. ¿Eso sería así o cómo lo verificarían?

Pero como allí hay un vacío generado por los que no hicieron dicho trámite, también podría darse o una falsificación en masa de esos carnés o que los habitantes del área metropolitana que tienen carros y motos de matrícula extranjera sin ese registro tuvieran que pagar el combustible a precio nacional. ¿Qué tendrá pensado el gobierno para casos como estos?

Y, ¿cómo se afrontaría el ya demostrado caos en el tráfico que tenemos hoy, si llegan más vehículos y motos a la ciudad?

Las inquietudes son muchas. Pero lo cierto es que no debería esperarse hasta último momento antes de abrir el paso de vehículos en enero, sin definir detalles tan importantes que deben ser suficientemente estudiados y precisados.

Es urgente que se convoque una mesa liderada por el Ministerio de Minas y las autoridades de Transporte y Tránsito, en la que estén los distribuidores minoristas de combustibles, los alcaldes metropolitanos y los gremios para  definir este asunto.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Miércoles, 30 de Noviembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión