Escuchar este artículo

¡Ay!, el transporte

Miércoles, 20 de Septiembre de 2017
El asunto de los taxis de San Cayetano debe ser explicado a cabalidad por todos los funcionarios que tengan que ver.

Son el pan diario, como dicen unos, las denuncias sobre irregularidades relacionadas con la movilidad en el Área Metropolitana (AM) de Cúcuta.

Es como si a esa actividad la determinara un terrible sino inquietante, perturbador, escandaloso…

Cuando no es la afirmación de que los semáforos locales que se dañan por el calor o por la lluvia, son las quejas por coimas y fraudes en las dependencias oficiales del sector, o la aparición de colectivos sin previo aviso, o las denuncias de que hay cobros ilegales para otorgar licencias a taxis blancos, o el cobro abusivo e ilegal de multas mediante fotografías, o, como en el caso de San Cayetano, el descubrimiento de que en esa localidad de 2.020 habitantes hay registrados 126 taxis… pero ninguno aparece.

Hay muchas cosas ciertas en lo relacionado con la movilidad de Cúcuta.

Algunas veces, en la secretaría de Tránsito —usada por los alcaldes como si se tratara de una oficina a la que hay que rellenar con cualquiera que represente una cuota política— hay desconocimiento total de las funciones que le corresponden. Quizás esa sea la razón por la cual algunos funcionarios aprovechan para establecer negocios particulares con los trámites…

Otras, se permite que, por ejemplo, los taxistas bloqueen la ciudad como les venga en gana, o que cobren lo que les parece por un servicio, o que trabajen solo donde quieren, o que se cambien de modalidad —individual a colectivo—, sin reclamarles, siquiera…

O que se monte una licitación que se debe anular a las pocas horas, porque estaba fuera de la ley en muchos aspectos, con los que, dicen, se beneficiarían algunos particulares.

En otras ocasiones otorgan a granel licencias para cupos, como si se tratara de una feria para beneficiar a patrocinadores políticos, o abren un censo que nunca cierran, para contar los taxis en servicio, mientras que a cada propietario le cobran un buen dinero por permitir que lo cuenten…

O entregan licencias de conducir a quien no tiene la menor idea de poner en marcha un automotor, o se hacen los de la vista gorda cuando hay que chatarrizar, o cuando alteran los taxímetros o no los usan, o cuando los buseteros no cubren las rutas que les asignaron o siguen operando vehículos que no tienen por qué estar en las calles.

Pero el asunto de los taxis de San Cayetano debe ser explicado a cabalidad por todos los funcionarios que tengan que ver, en especial, porque ese pueblo solo tiene 12 calles, poco más de 2 mil habitantes… y no ha tenido secretaría de Tránsito, ni la tiene, y tal vez nunca la tendrá. ¿Para qué?

Total, todo lo que sea movilidad le corresponde a la inefable Área Metropolitana…

Image
La opinión
La Opinión