Cascos protectores

Lunes, 25 de Enero de 2021
Estudios de la Organización Mundial de la Salud señalan que estos objetos protectores son efectivos en la reducción de las lesiones, fracturas o golpes en la cabeza de los motorizados en un 69 por ciento, y de muerte en un 42 por ciento.

Desde el sábado pasado entró en vigencia en Colombia la nueva reglamentación para el uso adecuado de los cascos de los motociclistas.

Es una norma que empezó a regir en todos los rincones del país y es de obligatorio cumplimiento para los motorizados. Las autoridades de policía y de tránsito son las encargadas de velar por su estricto respeto y acatamiento. No hay excepciones. Los mismos agentes de policía y los escoltas tienen que cumplirla en forma rigurosa.

Según los datos estadísticos oficiales, en más del 70 por ciento de los accidentes de tránsito en el país están involucradas las motocicletas y sus usuarios. Y de acuerdo con informes de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, el politraumatismo es la causa del 58 por ciento de las fatalidades de usuarios de motos, seguido por el trauma craneal que representa el 32,4 por ciento de las muertes.

Entre las condiciones que impone la nueva normativa está la de que la cabeza del motociclista y su acompañante debe estar totalmente metida o inmersa en el casco, el sistema de retención debe estar asegurado por debajo de la mandíbula inferior; además, acaba con la moda peligrosa de una gran mayoría de motociclistas de llevar celulares y otros aparatos entre la cara y el casco.

No se establecen en forma expresa nuevas multas en esta reglamentación. Pero quienes no las cumplan serán sancionados de conformidad con el Código Nacional de Tránsito, lo que podría acarrearles una multa de 438 mil pesos y la inmovilización de la moto.

Es de singular importancia el uso adecuado de los cascos por parte de los motociclistas. Estudios de la Organización Mundial de la Salud señalan que estos objetos protectores son efectivos en la reducción de las lesiones, fracturas o golpes en la cabeza de los motorizados en un 69 por ciento, y de muerte en un 42 por ciento.

Son los motociclistas, pues, los que más se benefician en forma directa con la nueva reglamentación que acaba de entrar en vigencia. Las autoridades policiales y de tránsito están haciendo una gran tarea de pedagogía, divulgación y socialización de esta normativa para que su aplicación permita el logro de los objetivos deseados: reducir los niveles de siniestralidad en nuestras vías y carreteras, y salvar vidas. Y aliviar, además, la afluencia y congestión de heridos y fracturados en clínicas y hospitales, una situación lamentable que agrava la emergencia sanitaria que estamos padeciendo desde hace cerca de un año.

La entrada en vigencia de esta nueva normativa coincide con el más reciente balance de las autoridades sobre los accidentes viales del último año en el país. En el 2020 hubo una reducción del 17 por ciento número de muertes por accidentes de tránsito en Colombia.

Las restricciones a la movilidad implantadas en los últimos meses contribuyeron a la reducción de la accidentalidad vial.  Entre octubre y diciembre del año que acaba de pasar, se reportaron 1.758 muertes cuando en el mismo periodo de 2019 fueron 1.726.

Con la nueva normativa para los conductores de motocicletas, que esperamos estos acaten y respeten, y los planes de la Agencia Nacional de Seguridad Vial creemos que el 2021 será un año más seguro en nuestras vías y carreteras.

Image
La opinión
La Opinión