Escuchar este artículo

¿Cuáles dientes?

Domingo, 26 de Junio de 2022
El personero de Cúcuta denunció que las EPS están haciendo paseos de la muerte con el despacho de las medicinas a los pacientes en la ciudad.

Vino la Superintendencia de Salud a Cúcuta y sus dientes no asustaron a nadie, puesto que el calvario de la entrega de medicamentos y la remisión a especialistas por parte de las EPS ya parece un largo camino de ineficiencia total.

Hablamos de dientes porque en la tan cacareada reforma a la entidad de vigilancia y control se dijo a los cuatro vientos que ahora sí había llegado el momento de hacer  valer el derecho a la salud de los usuarios.

Lo único que se vio fue la particular movida de liquidación y traslado los usuarios de dos grandes EPS en un tiempo récord y sin un plan previo de contingencia para garantizar el servicio y evitar colapsos.

Pero esos famosos dientes no quedaron ni bien afilados y tampoco muerden bien, porque se escuchan quejas de inmensas filas para centenares de turnos para la entrega de las medicinas.

Cómo será de delicado el asunto y la ola de quejas y reclamos, que el personero de Cúcuta, Yesid Blanco, denunció que las EPS están haciendo paseos de la muerte con el despacho de las medicinas a los pacientes en la ciudad.

Aparte de que la demora para darles las medicinas puede llegar hasta los dos meses, está el inhumano hecho de mantener bajo el sol a centenares de personas que desde la madrugada llegan a hacer fila.

Y,  para empeorar las cosas, muchos de los que llegan hasta la caja de atención se llevan la ingrata sorpresa de que el medicamento está agotado y queda pendiente o les entregan las fórmulas a medias.

Y no hay que ser especialista para saber las consecuencias que un tratamiento mal llevado o la suspensión de una medicina puede acarrear para controlar muchas enfermedades.

Si la Personería de Cúcuta lo dice,  mucho más lo debe saber la Supersalud, sobre la violación a la Resolución 1604 de 2013 del Ministerio respectivo sobre la obligación de las EPS de entregar dentro de 48 horas las fórmulas prescritas por el médico.

Aclarando de que eso no es regalado y que el efecto de esta pésima prestación del servicio afecta al régimen contributivo y al subsidiado, la conclusión es que la los dientes que estrenó la Supersalud no salieron del todo buenos ni cumplieron el  cometido.

Habrá ya que esperar lo que se determine luego del empalme y dentro de los proyectos que se lleven al Congreso de la República en este frente de la prestación de la salud a los colombianos por parte del gobierno del presidente electo Gustavo Petro.

Pero como aquí se debe de gobernar hasta el último minuto y segundo del periodo presidencial, la Supersalud debería apretarles las tuercas a las instituciones que están poniendo en riesgo la vida de las personas por no despachar a tiempo sus medicamentos ni la remisión a especialistas. ¿Acaso es que las EPS no tienen la plata suficiente para eso? ¿Luego el Estado no las tiene como intermediarias para ese manejo?

Por lo visto, este esquema no es lo altamente eficiente que dicen sus defensores, como lo podemos ver en la cuestionada atención de los pacientes.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
La opinión
La Opinión

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda