Escuchar este artículo

De vuelta a casa

Lunes, 21 de Agosto de 2017
 La ausencia física de ocho meses del Cúcuta Deportivo terminó.  

El Cúcuta Deportivo ha vuelto a su casa de siempre y no puede resultar más gratificante y promisoria la entusiasta, efusiva y multitudinaria recepción de que fue objeto el pasado domingo.

Desde el aeropuerto Camilo Daza hasta la Plaza de Las Banderas, miles de hombres y mujeres mayores, jóvenes y niños acompañaron a los jugadores en su recorrido del retorno, con la algarabía, las pancartas, los vivas, las sirenas y los aplausos que siempre acompañan este tipo de jornadas.

Estuvieron como siempre las barras y los grupos de entusiastas y fieles hinchas que en los últimos años sufrieron y padecieron el descenso a la B, los catastróficos resultados y el pésimo desempeño de un equipo que ha sido y es alma y pasión de nuestra zona de frontera.

La ausencia física de ocho meses del Cúcuta Deportivo terminó, pues, el pasado domingo y lo que se vivió en su regreso parecía tanto o más a la celebración de un título.

Sin exageración, fue un recibimiento anticipado de campeones. Por lo menos, así lo sintió y expresó en forma espontánea mucha gente.

Por primera vez muchos de los jugadores del equipo rojinegro tuvieron la oportunidad de compartir con sus hinchas y viceversa.

El retorno del Cúcuta se había convertido en un clamor de la comunidad y hay que reconocer al gobernador William Villamizar su decisión de ponerse la camiseta y hacer todas las gestiones y esfuerzos para lograr el regreso.

En los últimos meses el equipo ha tenido en el torneo de la B un desempeño aceptable, se han logrado mejorías y es de esperar que siga el camino ascendente que le permita regresar a estar otra vez entre los grandes del torneo de la A.

Con un plantel competitivo y con las inversiones y esfuerzos económicos que se requieren y son necesarios, ese objetivo se puede lograr.

Tal debe ser la meta inmediata de sus directivos en esta nueva etapa para corresponder así al apoyo y acompañamiento permanente de la afición cucuteña que con razón los comentaristas deportivos consideran una de las más fieles del país.

Esta nueva época también tiene un atractivo especial para la afición y la comunidad en general, como es el campeonato femenino de fútbol, en el que han comenzado a destacarse las jugadoras del onceno motilón.

En Cúcuta no hemos tenido la oportunidad de verlas en acción, pero llegó el momento de comenzar a disfrutar la alegría y emoción de su juego.

Además del espectáculo deportivo, alrededor del Cúcuta – en la A o en la B – se mueven en gran medida importantes sectores de la economía local, tan golpeada y alicaída en los últimos tiempos por diferentes motivos y razones.   

Bienvenido, pues, el Cúcuta Deportivo a su casa de siempre y los mejores deseos de éxitos y satisfacciones para el equipo y su ejemplar afición.

Image
La opinión
La Opinión