Escuchar este artículo

Día contra la corrupción

Viernes, 19 de Agosto de 2022
Cincuenta billones de pesos anuales son los que se diluyen anualmente en manos de los corruptos.

La Ley 668 de 2001 instituyó en Colombia el Día Nacional de la Lucha contra la Corrupción, que corresponde al 18 de agosto. Lo cierto es que de eso muy poco se hablaba, porque  contra tan depredador mal tampoco es que se haya hecho mucho en el país.

Anualmente, el día 18 de agosto, el Gobierno Nacional llevará a cabo una campaña de sensibilización y difusión de los valores éticos que deben inspirar la transformación moral de la República, recordando la lucha ejemplar que en defensa de los intereses del país y en contra de la corrupción efectuó el sacrificado Luis Carlos Galán Sarmiento, dice textualmente el artículo segundo.

Cincuenta billones de pesos anuales son los  que se diluyen anualmente en manos de los corruptos de acuerdo con la Contraloría General de la República, algo que hiela la sangre, pero contra el cual casi nada realmente es lo que se hace.

No hace mucho estábamos en pleno escándalo porque $70.000 millones quedaron enredados y perdidos en las  tramas  corruptas, dejando sin internet a miles de niños pobres que estudian en las regiones olvidadas de Colombia.

O qué decir de la denuncia sobre las maniobras que permitieron que se embolataran o robaran miles de millones de pesos destinados a proyectos aprobados por el OCAD paz para los municipios incluidos en los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET).

Y así una larga lista de hechos que aparte de tener una gran exposición mediática, como por ejemplo el que recientemente estalló con el senador liberal Mario Castaño, quien fue capturado, y han empezado a aparecer el entramado de corruptela a cambio de coimas para la obtención de multimillonarios contratos, con la caída de algunos gobernantes locales involucrados.

Sin embargo, no se ha advertido en Colombia una política pública real y una verdadera ruta para desbaratar las redes enquistadas que se han enriquecido a costas de los recursos del Estado, mediante acciones ilegales.

Por eso los colombianos tienen la razón en que por el momento -hablando de hoy, mañana y pasado y un largo tiempo, la “Medalla Luis Carlos Galán de Lucha Contra la Corrupción”, no cuenta con doliente para concedérsela y asignársela, porque los hechos confirman que la avalancha corrupta es arrasadora e indetenible.

La sociedad colombiana, como se manifestó en la pasada campaña electoral a la Presidencia de la República, puso sobre la palestra la lucha contra la corrupción como uno de los aspectos centrales a desarrollar por el gobierno (2022-2026), admitiendo que es un mal de mil cabezas que deben ser cortadas.

Por lo tanto, el nuevo contralor que acaba de ser elegido por el Congreso de la República, tiene una misión sobre la cual se calificará su labor, porque el país no aguanta más que el presupuesto nacional en medio de tantos problemas como el desempleo, la pobreza y el hambre, se pierda en los recovecos de la corrupción.

Pero igual tarea hay que exigirles a la Procuraduría y a las contralorías departamentales y municipales, porque no se puede seguir admitiendo que los dineros públicos sigan expuestos a las operaciones de quienes mediante argucias se los embolsillan  para enriquecerse e ir por ahí muy tranquilos.

Ojalá que no se vayan a quedar en meros anuncios las notificaciones de que habrá cárcel para los corruptos, que no se dará el brazo a torcer en la lucha y que los  bienes mal habidos serán devueltos al Estado para bien de los colombianos.

“Lucharé contra la corrupción con mano firme y sin miramientos. Un gobierno de cero tolerancia”, escribió en Twitter el presidente Petro. Esperemos que no se vaya a quedar solo en una frase. 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda