Escuchar este artículo

Dolor de cabeza a la vista

Jueves, 15 de Septiembre de 2022
Es que la incertidumbre persiste porque con el nuevo ingrediente dado a conocer sobre el agudo déficit.

Los combustibles siguen siendo noticia en la región, ahora que se habla en el ámbito nacional sobre el indispensable incremento de los precios como consecuencia del  déficit por $40 billones en el Fondo de Estabilización.

En Norte de Santander eso ocurre en medio de varios hechos.

Uno.- La anunciada reapertura del intercambio bilateral en la frontera con la activación del tráfico de carga con mercancías de importación y exportación y la posible expectativa del paso de los carros particulares y de servicio público.

Dos.-La promesa gubernamental de mantener el combustible subsidiado en las fronteras, pero con una serie de controles más estricto, como por el ejemplo un registro bomba por bomba, de a quien se le vendió, para evitar que se la lleven para Venezuela o hacia el interior del país.

Tres.-La proliferación de construcción y operación de nuevas estaciones de servicio en el área metropolitana de Cúcuta y en varios municipios de Norte de Santander.

Las advertencias de que el galón debería costar entre $16.000 y $18.000, es decir, alrededor de 100% más, que su precio actual que ronda los $9.500, y esto posiblemente llevará a que en un momento dado se ponga en riesgo el valor subsidiado, que hoy se disfruta en la región.

La razón es que entonces podría volver a ser la gasolina venezolana la ‘reina’ del mercado en la zona de frontera, lo cual implicaría que otra vez el contrabando de hidrocarburos desde el vecino país se disparara, cosa que dudamos, por las dificultades que tiene Venezuela incluso para su propio abastecimiento.

Aunque para que esto suceda y  tenga la capacidad de cubrir un gran porcentaje de los 18 millones de galones mensuales que se calcula es el volumen de combustible requerido en el departamento para mover el parque automotor, debe considerarse que otra vez  la industria petrolera venezolana vuelva a ser poderosa como en un momento lo fue en el pasado.

Por lo tanto, ahí podríamos esperar que millones de galones nos lleguen, pero sí habría una motivación para que empiece a  desatarse de nuevo el mercado ilegal de gasolina y ACPM, con un crecimiento atado a la vigorización que vaya teniendo la  empresa venezolana PDVSA.

Y todo eso podría irse en contravía de quienes han visto como una oportunidad de negocio  la venta de hidrocarburos en las bombas, que ahora a diferencia de unos años atrás, se encuentran prácticamente en cada esquina de la ciudad. En Norte de Santander existen 238 estaciones de servicio, 36 de ellas están en Cúcuta, 27 en Los Patios y 23 en El Zulia.

Es que la incertidumbre persiste porque con el nuevo ingrediente dado a conocer sobre el agudo déficit y el anuncio de empezar a subir el precio gradualmente, no se sabe realmente si el subsidio persistirá  o el propio incremento llevará a que se alcancen niveles parecidos a los nacionales.

“Este año será menor a 400 pesos durante pero el año entrante irá aumentando gradualmente -cuando empiece a bajar la inflación- porque hay que eliminar este subsidio (del fondo de estabilización) que se está entregando”, según la precisión del ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo.

Aquí vale la pena recordar que Colombia está entre los 15 países con el precio por galón de gasolina más económico del mundo, en donde se encuentran miembros de la OPEP. En el país, el galón vale 2,1 dólares; en Brasil, 3,8; en EE. UU., 4,1; y en México 4,5 dólares. Las diferencias son notables.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda