Última hora

Escuchar este artículo

El balón no rodará

Miércoles, 22 de Abril de 2020
No hay un protocolo funcional para el fútbol, nadie puede jugar fútbol con tapabocas, ha dicho por el momento el presidente Iván Duque.

La fanaticada del llamado doblemente glorioso Cúcuta Deportivo y de los demás equipos del fútbol profesional colombiano  se quedarán durante un largo tiempo sin poder asistir a los estadios y ni siquiera ver por televisión los partidos de la liga nacional, porque el balón en estas tierras se demorará en rodar.

‘Primero la salud’ es el mensaje que sin carteles ni voces trajo la pandemia del coronavirus que obligó a implantar el aislamiento social, siendo los estadios de fútbol unos de los escenarios donde el grito de gol, las celebraciones, las tristezas y los abrazos estarán ausentes una larga temporada.

Ni siquiera a puerta cerrada son posibles los encuentros futboleros. Así muy claramente lo notificó el presidente Iván Duque: “Sería irresponsable de mi parte decir que nosotros vamos a volver al fútbol a puerta cerrada cuando no hay condiciones. No he visto el primer campeonato que se atreva a decir que está totalmente garantizada la salud de los jugadores. No hay un protocolo funcional para el fútbol, nadie puede jugar fútbol con tapabocas”.

Al igual que en las demás actividades hoy paralizadas por impacto de la pandemia, el panorama no pinta nada bien ni para los clubes ni mucho menos para los jugadores, llámese mejor, jugadoras, quienes hace poco exteriorizaron algunas inquietudes, como es el de no contar con mínimos vitales para sobrevivir en la pandemia, puesto que no cuentan con los recursos necesarios para ello.

Como si fuera una cancha, desde muchos sectores de la misma se lanzan balones para tratar de buscar salidas como ocurrió -recientemente-, donde la Federación Colombiana de Fútbol y la División Mayor del Fútbol Colombiano, Dimayor, presentaron el protocolo de salubridad, seguridad, logística, prevención y contagio de la COVID-19, el cual quedará ahí guardado por un tiempo.

Como se decía antes, el fútbol tendrá sus cifras rojas en el balance por la COVID-19 que están llegando a calcularse en los $80.000 millones de pérdidas a los equipos colombianos, de acuerdo con las cifras que maneja Jorge Enrique Vélez, presidente de la Dimayor.

Y como se han registrado deliberaciones entre médicos especialistas, entrenadores, jugadores y equipos, de nuevo volvió a ratificarse desde las esferas estatales que “por el momento no habrá fútbol profesional colombiano”.

Y es que hay razones obvias. Se trata de un deporte de contacto. Es una actividad en la que es imposible aplicar el distanciamiento. Es un deporte donde los jugadores registran altos niveles de sudoración. Es decir, mirándolo desde el simple punto de vista del juego normal, resulta siendo de  muy alto riesgo de contagio del coronavirus.

Así que Santa Fe, Millonarios, Junior, Cúcuta Deportivo, Alianza Petrolera, Deportivo Pasto, Tolima, Atlético Nacional, América, Deportivo Cali, Deportivo Pereira, Independiente Medellín, Once Caldas, Rionegro, La Equidad, Envigado, Jaguares de Córdoba, Boyacá Chicó, Patriotas y Atlético Bucaramanga deberán seguir en cuarentena sanitaria obligatoria, hasta nueva orden.

Y sus jugadores deberán continuar en sus entrenamientos en casa para no perder la capacidad física y técnica, puesto que por el momento sigue siendo muy arriesgado para ellos, sus familias, amigos y vecinos, porque cualquier contagio podría  llegar a resultar peor que un gol mal anulado, en la fase de definición del campeonato.  

Image
La opinión
La Opinión