Escuchar este artículo

El dengue sigue ahí

Domingo, 29 de Agosto de 2021
Lo indudable para un óptimo cuidado de la salud es no descuidarla ni restarle importancia.

Las autoridades departamentales y municipales de salud deberían retomar las fumigaciones y emprender de nuevo las campañas para erradicar los criaderos de zancudos que transmiten el dengue  en Norte de Santander.

Hacerlo es fundamental en estos tiempos pandémicos, porque  debemos comprender que no solo el coronavirus es la amenaza para la vida y la salud de los nortesantandereanos, y porque eventualmente en caso de cruzarse ambas enfermedades podrían llegar a convertirse en de alta letalidad.

A eso los especialistas le llaman sindemia en referencia a una situación epidemiológica compleja, en la que dos o más enfermedades interactúan de forma tal que causan un daño mayor.

“Este es el problema de la llamada ‘doble carga’ de dos enfermedades, como dengue y COVID-19, que se pueden dar al mismo tiempo, en las mismas personas y en los mismos lugares”, es la explicación que a este tipo de situaciones le da Josefina Coloma, integrante del comité asesor de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).  

Aunque de lógica la COVID-19 merece esa lucha cerrada, lo indudable para un óptimo cuidado de la salud es no descuidar ni restarle importancia ni recursos económicos o científicos a los planes contra los otros potenciales enemigos que acechan a las personas.

Y justamente vemos en ciudades como Cúcuta, donde el dengue en sus diferentes rangos tiene una alta incidencia, que se ha dado la proliferación del mosquito Aedes aegypti que recordemos no solamente transmite el dengue, sino también el chikunguña y el zika, significando las tres todo un riesgo evidente para una ciudadanía que ha estado en condiciones extremas por efecto del coronavirus.

Y las mismas estadísticas oficiales sirven para sustentar la urgencia en ese frente, al señalarse por parte del Instituto Departamental de Salud que en Norte de Santander   hasta mediados de julio estaban confirmados 22 casos de dengue grave.

Y algo también preocupante es que dos municipios metropolitanos aparecen en los dos primeros lugares al registrar el mayor número de casos. Se trata de Cúcuta con 640 y Villa del Rosario con 120, es decir, con cerca del 80% de los 947 reportados en el departamento.

Pero la situación en esa área tiende a empeorar desde lo que se observa estadísticamente hablando, puesto que en El Zulia se referenciaron otros 43 y en Los Patios 39. 

Lo anterior se desprende del reporte del IDS sobre el comportamiento del dengue de la semana 1 a la 28 de este año en el departamento, donde 22 han correspondido a dengue grave, 596 con signos de alarma y 329 sin signos de alarma.

Aunque están muy bien las recomendaciones para el uso de toldillos, lavar y cepillar las albercas y  tanques, cambiar el agua de floreros y bebederos de mascotas de forma permanente y tapar los recipientes de almacenamiento, no cabe la menor duda que salir a fumigar el zancudo e invertir en el abate para eliminar las larvas de mosquitos para distribuirlo en las viviendas, sería muy adecuado y beneficioso.

Pero, además, nuestras autoridades de salud deben de tener presente esto que dijo la doctora  Mwele Malecela, directora del Departamento de Control de las Enfermedades Tropicales Desatendidas de la OMS: “teniendo en cuenta que la incidencia del dengue sigue aumentando y que afecta ya a personas de más de 129 países, necesitamos que los instrumentos de lucha antivectorial sean más sostenibles para poner freno a la oleada de dengue y de otras arbovirosis. En este sentido, disponemos de una serie de nuevas herramientas que nos pueden ser de ayuda”.

Image
La opinión
La Opinión