Escuchar este artículo

El presupuesto

Viernes, 23 de Octubre de 2020
Se advierte un incremento en las partidas equivalente al 51 por ciento para la próxima vigencia.

A Norte de Santander le corresponden para el año entrante $1,5 billones dentro del presupuesto nacional, pero lo más importante no es la cuantía sino que se ejecuten las partidas asignadas en los rubros determinados, puesto que de nada sirve presupuestar si el dinero finalmente no llega o simplemente se queda ahí como un referente.

Desde antes del ataque pandémico, la región ha venido reclamando inversiones en obras de envergadura que en su desarrollo tengan un impacto sobre el empleo y que al entrar en operación se conviertan en motor de la reactivación que junto con la recuperación, han sido términos muy mentados por aquí antes de la crisis sanitaria.

Ahora, con mayor razón se hace imprescindible que los $371.250 millones para la conectividad regional y el mantenimiento de carreteras, en donde aparecen la transversal del Catatumbo, la troncal del Catatumbo, la vía Pamplona-Cúcuta, entre otras, cuyo desarrollo es de indudable trascendencia para la región, se ejecuten.

Incluso, lo que debe buscarse es que en el curso del año, ese rubro pueda ser alimentado con más presupuesto para la aceleración de los trabajos y ampliación de los frentes de obra, con el fin de ayudar a conjurar el desempleo y la pobreza que en el departamento sufrieron una aceleración por efecto de la pandemia de la COVID-19.

Dentro del análisis detallado de las partidas presupuestales, se resalta que la inclusión social y reconciliación cuentan con $472.712 millones para atención social, subsidios, obras para la prosperidad, protección de los niños, víctimas, entre otros proyectos de esa naturaleza.

¿Y cómo nos fue para 2021 con relación a 2020? La respuesta se nota en que mientras en este pandémico año al territorio nortesantandereano le correspondieron un poco más de un billón de pesos, se advierte un incremento en las partidas equivalente al 51 por ciento para la próxima vigencia.

Sin olvidar que habrá de hacerse un juicioso balance para ver cuánto de lo presupuestado logró transformarse en proyectos palpables y en acciones de diversos orden, también es cierto que debe tenerse en cuenta que el Gobierno Nacional igualmente dispuso de nuevas inversiones para atender la emergencia generada por la COVID-19 en los aspectos hospitalarios, el sostenimiento de las empresas y la protección de los empleos.

Como todos sabemos, el año próximo es el bicentenario de la Constitución de Cúcuta, acontecimiento que no solamente será una simple ceremonia protocolaria y de recordación histórica, sino que dejará su huella recordatoria, puesto que hay $10.000 millones para la adecuación y embellecimiento del Parque Grancolombiano de Villa del Rosario, y $18.000 millones para el anhelado y muy necesario Centro de Convenciones que desde hace muchos años está reclamando la región.

Es indudable que Norte de Santander en general necesita muchísimas más inversiones para superar el atraso y los problemas que lo han agobiado por muchas temporadas. Lo importante ahora es que esos $1,5 billones y los adicionales que se puedan conseguir para avanzar en más planes, se concreten en su totalidad y que para el presupuesto de 2022 lleguemos a los $2,5 billones.

Soñar no cuesta nada dicen, pero gestionar es lo que nos debe seguir animando para construir el futuro que merecemos.

Image
La opinión
La Opinión