Escuchar este artículo

Inversiones pluviales

Miércoles, 11 de Noviembre de 2020
Es urgente que obras de esa naturaleza se estructuren financieramente, no solo con recursos locales sino también del orden nacional.  

En redes sociales y en los corrillos -con las respectivas medidas de bioseguridad- los fuertísimos y constantes aguaceros que se han desatado en Norte de Santander, se volvieron tema obligado de conversación.

Y mientras se difunden noticias relacionadas con esta temporada invernal -de altísima intensidad- el énfasis en esas conversaciones ‘pasadas por agua’ apuntan a un asunto que se refleja en lo que las lluvias están dejando.

Se trata de la urgencia de hacer inversiones en el llamado sistema de alcantarillado pluvial, puesto que ahora las lluvias ya no son ni escasas ni débiles. Ahora se vienen largos, fuertes y seguidos aguaceros, en los que muchas  veces cae el agua de varios días o semanas, en un solo chaparrón.

Las administraciones de los municipios del área metropolitana de Cúcuta deben ahora disponer en los presupuestos partidas para que se hagan inversiones pluviales, tanto en canalizaciones como en un plan para que las aguas lluvias, no se conviertan en un factor de inundación de vías principales y calles de los barrios.

No podemos ir con contestaciones de que por tierras nortesantandereanas las precipitaciones hacen parte de un  asunto que muy poco impacto tiene en la vida del ciudadano común, pero la realidad sigue demostrando lo contrario.

En esas discusiones surge un aspecto que en la práctica es esencial, como es el de la prioridad medida con las necesidades de la población y es indiscutible que cuando se va conduciendo el carro o la motocicleta y las calles se inundan, es algo realmente riesgoso y estresante.

Son estos conductores -y claro- los vecinos, quienes requieren la respuesta de los gobiernos locales en lo que tiene que ver con los planes de saneamiento básico, que incluyen ese elemento fundamental, como es tener una red pluvial para llevar esas aguas lluvias. Así como Bogotá y otras ciudades colombianas cuentan con sistemas de evacuación de las aguas lluvias evitando que corran por sus calles, estas municipalidades requieren profundizar en la financiación de esos proyectos.

Para el caso de Cúcuta, los expertos han advertido la necesidad de estructurar y consolidar un plan maestro de alcantarillado pluvial para irlo ejecutando a un plazo determinado, por etapas, durante varios años, hasta lograr un control efectivo que impida que las vías, parques y viviendas resulten inundadas cada vez que llueve.

Es urgente que obras de esa naturaleza se estructuren financieramente, no solo con recursos locales sino también del orden nacional, puesto que como va el impacto del cambio climático, las épocas de lluvias llegan cada vez más borrascosas.

Ese proyecto bien podría servir para ayudar a motivar la generación de empleo y mover la economía regional porque ayudaría por un lado a solucionar ese eterno y complicado problema, pero por el otro serviría de apoyo para paliar la crisis social generada por la pandemia. 

Hace dos años y también en el 2010, cuando se registraban torrenciales lluvias, se hablaba de la urgencia del alcantarillado pluvial en Cúcuta, para el cual las inversiones son cuantiosas  y por eso debería incluirse dentro del paquete de obras que ejecutar el Gobierno Nacional, con el múltiple beneficio señalado. Pero lo mismo debe hacerse en Los Patios y en Villa del Rosario, que en los últimos años han registrado un alto índice de construcción de nuevas urbanizaciones. Ya vimos unos ejemplos en este último municipio la semana pasada, con recientes urbanizaciones.

Image
La opinión
La Opinión