Escuchar este artículo

La brecha digital

Viernes, 24 de Septiembre de 2021
Según el estudio del DANE, que en Norte de Santander el internet para muchos hogares sigue siendo un artículo de lujo.

El Banco Interamericano de Desarrollo señaló que el índice de conectividad de la región en 2020 fue de 4,6, lo que significa que está 1,7 puntos por debajo del 6,3 registrado por los países de la OCDE. En esa medición, Colombia aparece en el sexto lugar con una puntuación de 4,69.

El DANE, que ha estado muy activo en la difusión de datos que tienen que ver con la vida diaria del ciudadano, dio a conocer los resultados de la Encuesta de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, que como era obvio, confirmó la urgente necesidad de masificar el internet cerrando brechas y enfrentando la desigualdad social en ese campo.

En contraste con lo expuesto por el organismo estadístico estatal, causa escozor el reciente caso de corrupción descubierto con la contratación por más de un billón de pesos para para la conectividad de 7.277 centros educativos en los territorios.

Y mientras vemos que siguen embolatados los $70.000 millones del anticipo dado a Centros Poblados, encontramos según el estudio del DANE, que en Norte de Santander el internet para muchos hogares sigue siendo un artículo de lujo.

Pese a que la pandemia del coronavirus llevó a acelerar actividades como el teletrabajo, la telemedicina y las ventas electrónicas, en el campo de la virtualidad lo que se vive es muy semejante a la realidad, puesto que muchos nortesantandereanos no tiene conexión.

Eso quedó evidenciado con la cantidad de alumnos de diversos cursos y lugares que durante las clases virtuales han debido hacer todo tipo de maromas para captar wifi y poder conectarse aunque sea por momentos y así no perder las materias.

Lo que han vivido ellos y sus familias está reflejado en las frías cifras que únicamente el 57,3% de los hogares, en el departamento, tiene conexión a internet, lo cual indica que 42,7% no tiene este servicio, básico en un mundo en el que las tecnologías de la información y las comunicaciones, prácticamente mandan la parada hoy en día.

Lo peor de todo esto es que el cáncer de la corruptela que anualmente se embolsilla 50 billones de pesos, de acuerdo con los cálculos de la Contraloría General de la República, mutó y logró mimetizarse también en el campo de las TIC, que hoy en día ha cobrado una importancia fundamental para todos.

La misma encuesta nos confirma como en departamentos como el nuestro la utilización de internet va en crecimiento.

En Norte de Santander -señala el DANE- las personas le dedican a internet 5,7 horas al día, siendo el celular con un 91 % el dispositivo desde donde se generan más conexiones, seguidos por el computador  portátil, luego el de escritorio y finalmente los televisores inteligentes.

Una especie de wifi social o subsidiado o de bajo precio o masivo y de cero costo para los sectores vulnerables de la población debe extenderse para no dejar por fuera  de este servicio a mujeres, hombres y niños que viven en sectores subnormales o regiones recónditas.

Se viene a la mente en este momento un famoso dicho publicitario: ‘esto ya no es un lujo, esto ya es una necesidad’, el cual encaja perfectamente en esas 7.277 instituciones educativas que estaban contempladas en el billonario contrato de conectividad que finalmente debió abortarse.

Como el mundo real necesita contrastes, uno por ejemplo indica que la herramienta de internet ha cobrado tal importancia entre nuestros estudiantes, que el año pasado en Norte de Santander su utilización para educación y aprendizaje equivalió a un 52,8% de las actividades que se desarrollan en la red.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión