Escuchar este artículo

La competitividad

Viernes, 22 de Octubre de 2021
Es muy grave que la capital de Norte de Santander figure en el puesto 30.

El Consejo Privado de Competitividad junto a la Universidad del Rosario situaron a Cúcuta en la mitad de la tabla, en el ámbito nacional, dentro de las mediciones de la competitividad en las 32 capitales de departamento.

Estar ahí significa que los esfuerzos por empezar a subir puestos para llegar, por ejemplo, a estar entre las 10 más competitivas, debería ser una meta a cumplir en determinado tiempo y con precisas fases.

La utilización de los insumos estadísticos de esa naturaleza para la enderezar el rumbo, acelerar procesos, articular y poner en práctica nuevas ideas, es esencial para mostrar una ciudad atractiva a la inversión.

Ahora que está en boga hablar de la reactivación económica luego del bajonazo provocado por la crisis sanitaria de la pandemia del coronavirus, atender estos datos, digerirlos y llevarlos a la realidad, es misión ineludible.

Lo llamativo de la evaluación es que en la mayoría de los puntos en que aparecieron debilidades, son los mismos de los que el ciudadano encuentra en su vida diaria y que lo afectan de una u otra manera.

En la lista aparecen los problemas de seguridad ciudadana con homicidios, robos y ahora ataques de la guerrilla en plenas calles de la ciudad, así como de desplazamientos y crímenes en la zona rural donde quienes manejan las economías ilegales tratan de imponer su imperio.

Es muy grave que la capital de Norte de Santander figure en el puesto 30, a dos del último, por la crítica sostenibilidad ambiental y el área de bosque desforestado.

Otros dilemas que se detectaron en informe tienen relación con la actualización catastral, la poca existencia de computadores en los hogares, ocupando Cúcuta el lugar 23.

Y de lógica, los ya muy conocidos problemas del mercado laboral  como el desempleo y la informalidad están presentes, resaltándose otros hechos que se marcan en rojo por su estancamiento o deficiencia, como son la falta de innovación y la poca investigación de calidad.

Pero en medio de todo esto hay un hecho que debe llamarnos a la reflexión: resulta que la solución está ahí a la luz de todos y no hay que salir a hacer más diagnósticos ni nada por el estilo para buscarle solución a esos problemas y mejorar en competitividad para que los inversionistas privados vengan y monten industria, que tanto nos hace falta.

¿Y dónde estaría esa solución ya escrita? Pues, en el Plan de Desarrollo municipal, lo cual equivale a indicar que el gobierno local debe dedicarse a cumplirlo al pie de la letra, para enfrentar cada uno de esos retos y mejorar dichos índices.

“Ahí están planteadas las deficiencias del municipio y las acciones a cumplir, pero si no se cumplen es muy difícil que se pueda mejorar como ciudad”, fue el planteamiento del economista Mario Zambrano, quien es el director del programa  Cúcuta Cómo Vamos.

De todas maneras es válido entender que atravesamos una coyuntura especial marcada por la pandemia, pero, además, es importante apostarle al éxito de las intervenciones que hace la administración para generar impacto de múltiple propósito en el mediano y largo plazo para lograr el cambio de  paradigmas y estructuras de producción y comercialización en la ciudad, como lo dijera el secretario de Desarrollo Social de la alcaldía de Cúcuta, Sergio Maldonado.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas