Libertad de Prensa amenazada

Lunes, 3 de Mayo de 2021
Urge mayor transparencia de las empresas de redes sociales y medidas para mejorar la seguridad de los periodistas.

Hoy se celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa en medio del desconcierto y la incertidumbre por las amenazas y peligros que en forma constante asechan el libre ejercicio del periodismo,  la reportería y el derecho a estar bien informado.

Simultáneamente, la UNESCO y el Gobierno de Namibia celebran en Windhoek la Conferencia Mundial de la Libertad de Prensa, en la que se proclama al ganador  del Premio Guillermo Cano 2021, en homenaje a la memoria del inmolado periodista colombiano por muchos años director de El Espectador.  

Además de las tribulaciones y angustias propias que implica el oficio de informar, en Colombia y en el resto del mundo, los periodistas y los medios enfrentan hoy más dificultades como las derivadas de la proliferación de nuevas y sofisticadas tecnologías, la desinformación, las noticias falsas y el uso desmedido e irresponsable de las redes sociales para agudizar la polarización y generar lenguajes de odio y discriminación.

En la Conferencia de Namibia, sus participantes están reclamando la adopción de medidas urgentes para contrarrestar las amenazas que están debilitando a los medios de comunicación independientes y locales. Una crisis agravada por la pandemia de la COVID-19.

También, proponen soluciones que permitan reforzar la viabilidad de los medios e impulsar una mayor transparencia de las empresas de redes sociales y medidas para mejorar la seguridad de los periodistas y apoyar a los independientes. Igualmente instan a los gobiernos a invertir en formación mediática e informacional para ayudar a la gente a reconocer, valorar y defender el periodismo basado en hechos como parte esencial de la información como bien público.

Según diversos estudios, la revolución digital ha debilitado los modelos de negocio de la mayoría de los medios independientes y dificulta su viabilidad. Se calcula que la pérdida de ingresos en 2020 estará por encima de los 30.000 millones de dólares. Muchos medios están cerrando o se fusionan o se reducen y los grupos de interés político toman su control.  Una encuesta de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) reveló que dos tercios de los periodistas de planta o independientes de todo el mundo han sufrido recortes salariales, pérdida de ingresos, pérdida de puestos de trabajo, cancelación de encargos o empeoramiento de las condiciones laborales. Otra del Centro Internacional de Periodistas y el Tow Center de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) indicó que más del 40% de los periodistas encuestados declararon haber perdido más de la mitad de sus ingresos.

Además, la pandemia de la COVID-19 ha provocado un fuerte aumento de las agresiones a periodistas y un debilitamiento de las normas que protegen la libertad de expresión. El próximo estudio de la UNESCO sobre la violencia en línea contra las mujeres periodistas muestra que el 73% de las encuestadas han sufrido violencia en línea relacionada con su trabajo. La violencia en línea, a menudo en forma de ataques misóginos coordinados, va desde el lenguaje de odio hasta la agresión sexual o física. Según el Instituto Internacional de la Prensa, los países han denunciado más de 400 violaciones de la libertad de los medios de comunicación relacionadas con la crisis de la COVID-19, incluidas las restricciones al acceso a la información y las excesivas regulaciones contra las supuestas noticias falsas, aparentemente destinadas a hacer frente a la desinformación relacionada con la pandemia.

Precisamente por estos días, la aguda confrontación que registra Colombia pone a los periodistas otra vez en grave riesgo, en mitad del fuego cruzado como si fueran un botín de guerra. No hay pues nada que celebrar en este Día Mundial de la Libertad de Prensa. 

Image
La opinión
La Opinión