Escuchar este artículo

Los fraudes al Soat

Lunes, 8 de Noviembre de 2021
Los fraudes al Soat, que en nuestro país se volvieron pan de cada día, atentan contra el bolsillo de los colombianos, pues parte del dinero que pagan por su seguro está terminando en entidades y personas inescrupulosas.

Ha revelado la Contraloría General de la República un escandaloso informe sobre los hechos de corrupción y los fraudes detectados por el ente de control al Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (Soat). Se trata de torcidos cuya comisión no está exenta en muchísimos casos de la participación de funcionarios, gestores, secretarías de tránsito, contratistas, y hasta empleados de servicios médicos, hospitalarios y funerarios de todo el país,

Cuando creíamos que alrededor del Soat se habían agotado todas las trampas y triquiñuelas, este informe nos sorprende con nuevos y desvergonzados actos de corrupción que por fortuna han sido puestos en conocimiento de las autoridades judiciales competentes, y que ojalá no resulten favorecidos con el vencimiento de términos y demás argucias y artimañas a que recurren muchos abogados para evadir la acción de la justicia.

Las autoridades han logrado establecer que con pólizas de motos se intenta cometer el 83 por ciento de los fraudes al Soat. Hay que tener en cuenta que en el 87 por ciento de los accidentes y siniestros de tránsito está involucrada una moto, con su altísima cuota de víctimas.

Los fraudes al Soat, que en nuestro país se volvieron pan de cada día, atentan contra el bolsillo de los colombianos, pues parte del dinero que pagan por su seguro está terminando en entidades y personas inescrupulosas. En palabras de Miguel Gómez, presidente de Fasecolda, el gremio de las aseguradoras, estos fraudes aumentan el costo de los siniestros, presionando las tarifas del seguro al alza cada año.

Las aseguradoras pudieron detectar y detener el pago de siniestros por irregularidades en su cobro. Entre 2018 y el primer trimestre de 2021 se objetaron a las IPS reclamaciones por cerca de $137 mil millones, por dichas circunstancias.

El uso indebido del Soat incluye casos que van desde la utilización de pólizas falsas o adulteradas para la reclamación de una indemnización y cobros duplicados, hasta la existencia de diferencias inexplicables en los costos de las atenciones entre IPS por procedimientos similares, entre otros:

Las modalidades de fraude e irregularidades más frecuentes detectadas por las aseguradoras son, entre otras, traslados irregulares de las víctimas de accidentes de tránsito: los pacientes deben ser llevados al centro médico con capacidad de atención más cercano al sitio del accidente, pero se presentan recorridos de más de una hora y con frecuencia inusual hacia las mismas IPS; también, atención médica por eventos diferentes a accidentes de tránsito que es el caso de una persona que sufre un accidente casero y la IPS cobra los servicios de atención médica como víctima de accidente de tránsito; igualmente cobros duplicados a las aseguradoras,  cuando una IPS reclama los gastos médicos a dos aseguradoras distintas por la misma víctima de accidente de tránsito.

El Soat protege de manera integral e inmediata a todas las víctimas de accidentes de tránsito en Colombia, sea conductor, peatón, ciclista o pasajero. En los últimos tres años más de 2,5 millones de personas se han visto beneficiadas por este mecanismo, el cual cubre atención médica, farmacéutica y hospitalaria, gastos de transporte de las víctimas, incapacidad permanente e indemnización por muerte y gastos funerarios.

Estos beneficios se ven seriamente amenazados y se requiere de una decidida acción conjunta de las autoridades y del Gobierno para frenar este flagelo.

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas