Oír a todos y hacer consenso

Martes, 4 de Mayo de 2021
Los consensos son fundamentales en las cuestiones de Estado, más en momentos difíciles como este; esa herramienta debe dejar de ser mirada como una abdicación ante los opositores o una entrega de la institucionalidad. 

En estos momentos de agitación en que se encuentra Colombia, con protestas en las calles que ya dejan 19 muertos (cifra dada por la Defensoría del Pueblo), un ministro renunciado y una reforma retirada, lo indispensable y urgente es acudir al diálogo y al consenso.

Es recomendable que no solamente las fuerzas políticas afectas al Gobierno Nacional sean quienes se encarguen de construir una nueva iniciativa legislativa en materia fiscal, porque ahí no está representada la patria en su totalidad desde ese punto de vista.

La exclusión de las voces adversas u opositoras al Ejecutivo  y que tienen su representación en el Senado y en la Cámara de Representantes, lo que finalmente va a llevar es a la radicalización de posiciones y generar que la protesta se extienda en el país, con los diversos riesgos que ello implica.

Los consensos son fundamentales en las cuestiones de Estado, más en momentos difíciles como este; esa herramienta debe dejar de ser mirada como una abdicación ante los opositores o una entrega de la institucionalidad. 

La búsqueda de soluciones consensuadas tampoco debe considerarse como un triunfo para quienes en este momento adversan al Gobierno, no.

Dicha estrategia es evidentemente la mejor forma de alcanzar soluciones a los problemas que -sin distingos políticos o sociales- golpean a la mayoría de los colombianos, como es en el caso de la crisis económica la cual se advertía que iba a profundizarse con el proyecto que se cayó, porque había la pretensión de aplicarles IVA a muchos alimentos, tanto directa como indirectamente, con los consabidos problemas de carestía, pobreza y recorte en la capacidad de compra que eso generaba.

Atender a los gremios económicos es de lógica, al igual que a los expertos en esas materias es algo esencial, ya que es escuchando diversos planteamientos y teorías lo que facilitará la consolidación de fórmulas que nos permitan a los colombianos empezar a conjurar esos males  que nos agobian.

Pero así como el sector empresarial tendrá cabida ahí, es urgente que el Gobierno Nacional invite a esa gran mesa de consenso a los integrantes del Comité de paro nacional y a las fuerzas sociales. Aunque en la calle se han visto actos de vandalismo, lo evidente es que no todo ha sido así y que hay un mensaje de reclamo para el cambio y la transformación del país que los colombianos están enviando con estas protestas, que empezaron en 2019.

Esa es la complicada pero muy importante misión que le espera al nuevo ministro de Hacienda que durante el actual gobierno ha estado al frente de la cartera de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo, y quien reemplaza al renunciante Alberto Carrasquilla.

El propio exfuncionario admite la trascendencia de buscar esos acuerdos y entendimientos entre todos, en medio de las diferencias, en esta difícil hora que vive Colombia cuando afirmó: “Mi continuidad en el gobierno dificultaría la construcción rápida de consensos”.

El paquete de la reforma tributaria que fue retirado por el Gobierno Nacional del Congreso de la República preveía recaudar $25,4 billones de los cuales $10,5 billones estaban previstos que salieran de las modificaciones al IVA, aspecto que debe de ser descartado totalmente porque esta es una de las principales causas de la protesta ciudadana.